Tras la batalla del Mont Ventoux, donde Vingegaard hizo sufrir al líder Tadej Pogacar, este jueves tocaba jornada peligrosa por el viento camino de Nimes. El trazado, llano, daba oportunidad a Cavendish de igualar a Merckx. Mas si cabe después del abandono de Sagan en la previa por dolores de rodilla. Pero la fuga hizo desvanecer sus deseos.

El once veces ganador de etapa en el Tour de Francia André Greipel (Israel Start-Up Nation), Edward Theuns (Trek-Segafredo), Julian Alaphilippe (Dceuninck-Quick Step), Imanol Erviti (Movistar Team), Nils Politt (Bora-Hansgrohe), Stefan Küng (Groupama-FDJ), Stefan Bissegger (EF Education-Nippo), Connor Swift (Arkéa-Samsic), Harry Sweeny, Brent van Moer (Lotto-Soudal), Luka Mezgec (BikeExchange), Sergio Henao (Qhubeka-NextHash) y Edvald Boasson Hagen (TotalEnergies) fueron los hombres que formaron el vagón de fugitivos.

La escapada gozó de rentas mayores a los diez minutos, pero el amarillo de Tadej Pogacar nunca peligró porque el mejor situado en la general era un Henao a más de 50 minutos del hombre del UAE. Después, como era de esperar, se hizo la fuga de la fuga.

Y, por suerte, en ella estuvo un ciclista español. Erviti (1,89 m), capitán de ruta de Movistar, se fue con Küng (1,93 m), Politt (1,92 m) y Sweeny (1,86m) Cuatro ‘percherones’ de altura sin miedo a rodar en solitario. Dejaron atrás a nombres peligrosos como Bissegger, el ‘Torito’ suizo, Mezgec, Alaphilippe o velocistas como Greipel y Boasson Hagen.

Erviti se metió en el corte bueno y aguantó todos los ataques, pero no pudo con el último hachazo de Politt que demostró ser el más fuerte del día. El navarro de Movistar venció a Sweeny en el sprint para conseguir una meritoria segunda plaza en la etapa.