Esta semana, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) anunció que, después de realizar un análisis, una evaluación y una investigación actualizados, ha limitado el uso autorizado de la vacuna contra el COVID-19 de Janssen (Johnson & Johnson).

La agencia reguladora señaló que dicha vacuna solo debe administrarse a personas que no pueden recibir una vacuna diferente o que la solicitan específicamente.

Vacunación USA: ¿por qué la FDA ha restringido el uso de las vacunas J&J?

A través de un comunicado, la FDA indicó que después de realizar nuevas investigaciones, determinó que el riesgo de trombosis con síndrome de trombocitopenia (TTS) justifica la limitación del uso autorizado de la vacuna.

El TTS es un síndrome de coágulos de sangre potencialmente mortales en combinación con niveles bajos de plaquetas en la sangre con aparición de síntomas aproximadamente una o dos semanas después de la administración de la vacuna contra el COVID-19 de Janssen, según la agencia.

La FDA también determinó que los beneficios conocidos y potenciales de esta vacuna superan los riesgos conocidos y potenciales para las personas mayores de 18 años para quienes no están disponibles otras vacunas, así como para las personas mayores de 18 años que eligen recibir la vacuna de Janssen porque de otro modo no serían inmunizados.

“Reconocemos que la vacuna contra el COVID-19 de Janssen todavía tiene un papel en la respuesta pandémica actual en los Estados Unidos y en toda la comunidad mundial. Nuestra acción refleja nuestro análisis actualizado del riesgo de TTS luego de la administración de esta vacuna y limita el uso de la vacuna a ciertas personas, dijo Peter Marks, director del Centro de Evaluación e Investigación Biológica de la FDA.

Marks agregó que la agencia continuará monitoreando la seguridad de la vacuna Janssen COVID-19 y todas las demás vacunas y “evaluará minuciosamente la nueva información de seguridad”.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER