os Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades confirmaron 100 informes preliminares del síndrome de Guillain-Barré, un trastorno neurológico poco común en personas que se vacunaron para el COVID-19 con J&J.

Los casos se dan a conocer después de 12.8 millones de dosis administradas de la vacuna J&J.

“Estos casos se han informado, en gran parte, aproximadamente dos semanas después de la vacunación y principalmente en hombres, muchos de 50 años o más”, manifestó el CDC en un comunicado.

El síndrome de Guillain-Barré (Ghee-YAN Bah-RAY) (GBS) es un trastorno autoinmune poco común en el que el propio sistema inmunológico de una persona daña los nervios, causando debilidad muscular y, a veces, parálisis.

El GBS puede causar síntomas que duran desde unas pocas semanas hasta varios años. La mayoría de la gente se recupera por completo, pero otros sufren daño nervioso permanente. Algunas personas han muerto de GBS, informa el sitio web del CDC.

Las personas con GBS generalmente experimentan primero debilidad u hormigueo en ambas piernas. Muchas veces, esto se extiende a los brazos y la parte superior del cuerpo. Los síntomas pueden aumentar hasta que algunos músculos no se puedan utilizar en absoluto y, en casos graves, la persona puede quedar paralizada. Los síntomas podrían progresar en horas, días o semanas, y la debilidad generalmente alcanza su punto máximo dentro de las primeras dos semanas después de que aparecen los síntomas.

Se conocen diversos padecimientos que desencadenan el GBS. Aproximadamente dos tercios de las personas con GBS tuvieron diarrea o una enfermedad respiratoria varias semanas antes de desarrollar los síntomas. En muy raras ocasiones la gente ha llegado a desarrollar GBS en los días o semanas después de recibir ciertas vacunas.

Cualquiera puede desarrollar GBS; sin embargo, en Estados Unidos, es más común en hombres y adultos mayores de 50 años.

Johnson & Johnson dijo que ha discutido los informes con los reguladores federales de la Administración de Alimentos y Medicamentos.

“La probabilidad de que esto ocurra es muy baja y la tasa de casos reportados excede la tasa de antecedentes en un grado mínimo”, dijo la compañía en un comunicado emitido el lunes.