Lo que parece una locura en primera instancia bien podría ser una realidad a corto plazo: con la incursión inminente de ‘Canelo’ Álvarez en peso Crucero como retador de Ilunga Makabu, un emparejamiento con el otrora campeón indiscutido de las 200 libras y ahora terror de la división reina, Oleksandr Usyk, no suena tan descabellado.

“Canelo es un hombre guapo. Si quiere enfrentarme en peso Crucero, entonces puedo bajar. Pero con la condición de que aún conserve mis cinturones en peso completo porque quiero quedarme en esa división”.

Así fue como el talentosísimo exolímpico ucraniano soltó la bomba el fin de semana ayudado por su peculiar personalidad. Si el peso es una excusa para no realizar la pelea, Usyk ha dado la solución.

La petición de Eddy Reynoso en la convención anual del Consejo Mundial de Boxeo de este año desató todo tipo de críticas, pero también ilusión; sentimiento que comparte Usky, uno de los campeones más temibles y talentosos como humildes y carismáticos que existen hoy día.

Oleksandr finalmente ganó el reconocimiento que no recibió cuando se convirtió en monarca absoluto Crucero tras su desmantelamiento de Anthony Joshua en apenas tres peleas en peso completo y su nuevo impulso meidático podría, desde el punto de vista comercial, ser un plus para una contienda con el tetracampeón mexicano.

El desempeño de Canelo frente a Ilunga Mukabu determinará si la contienda con Usyk tiene lógica. El peso, el aguante de los embates, pero sobre todo la calidad de boxeo del ucraniano podrían herir seriamente al mexicano.

Para algunos sería una pelea dispareja, ya que Usyk es un peleador más pesado y alto, y quizás con más recursos boxísticos, lo que le permitió incursionar en peso completo y poseer tres de los cuatro cinturones en juego.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER