Una niña de 11 años que dio a luz a su bebé en Reino Unido a principios de este mes de junio ha sido considerada la madre más joven de las islas británicas. Tanto ella como su hijo se encuentran en buen estado de salud.

Al parecer, la menor se quedó embarazada cuando apenas tenía 10 años y la gestación se ha prolongado durante 30 semanas. Su familia ha asegurado a los servicios sociales, que han iniciado una investigación para esclarecer el caso, que desconocían que estaba embarazada.

Un allegado de la familia ha explicado que “hay preguntas sobre por qué la gente no lo sabía”, ya que es “muy preocupante”. Para sus familiares, “ha sido un gran shock”, ha asegurado, pero afirma que “ahora está rodeada de ayuda experta” y “lo principal es que ella y el bebé están bien“.

La doctora Carol Cooper ha señalado que se trata de la madre más joven que ha conocido, y ha explicado que los 11 años son la edad media en la que una joven entra en la pubertad, “aunque puede ser en cualquier momento entre los ocho y los 14, o más joven”

“El peso afecta a muchas hormonas”, ha declarado, concluyendo que “como los niños tienen más peso, la pubertad se produce antes hoy en día”.

En este sentido ha subrayado que existe “un mayor riesgo de que el bebé nazca con bajo peso, preeclampsia, parto prematuro y muchas infecciones”.

Hasta el momento la madre más joven era considerada Tressa Middleton, que dio a luz en 2006 cuando tenía 12 años, fruto de la violación de su hermano. Por otro lado, los padres más jóvenes de Reino Unido son una niña de 12 años y un niño de 13 que tuvieron a su primer hijo en 2014. En 2017, se comunicó que una niña de 11 años iba a tener un bebé, aunque no se compartió más información al respecto.