Una fuerte explosión producto de un escape de gas, afectó este viernes gravemente al hotel Saratoga de La Habana, y por el momento se reporta una cifra preliminar  de víctimas por la explosión de al menos 31 muertos contados hasta el Domingo, personas de entre 10 y 77 años, Cuatro eran menores de edad y había una embarazada.  El número total de heridos se elevó por su parte a 84, de los que 24 permanecen hospitalizados. Entre ellos hay 19 adultos y 5 menores de edad.

De entre los ingresados, repartidos en siete centros médicos de la capital, 7 personas permanecen en estado crítico y 6 califican como graves. Además hay 11 heridos leves.

Entre estos heridos hay una cubano-americana y un español, César Román Santalla, pareja de la española fallecida. Ingresó grave y tuvo que ser intervenido quirúrgicamente de inmediato. Las autoridades sanitarias indicaron el sábado que su vida estaba fuera de peligro, mientras siguen contrarreloj entre los escombros las tareas en busca de los desaparecidos.  Entre los fallecidos se encuentra una ciudadana española.

El Comité Provincial de La Habana del Partido Comunista de Cuba (PCC, único legal), citado por el medio oficial Cubadebate, se refirió en su encuentro de este domingo que se busca a 14 personas.

El avance de estas tareas es tremendamente complejo, explicaron los técnicos, que quieren acceder al doble sótano del Saratoga, donde se cree que se concentran los trabajadores atrapados.

En esas dos plantas subterráneas había un almacén, una zona de oficinas y varias tiendas.

Pero el derrumbe de los suelos de la planta baja y el primer piso sobre el sótano dificultan las tareas y la maquinaria pesada tiene muchas dificultades para operar, por el riesgo de golpear la ya inestable estructura del edificio y provocar nuevos desplomes.

La prioridad, sin embargo, está clara, subrayó Acosta: “Rescatar al menos los cuerpos y poder entregárselos a las familias que están muy preocupadas”.

Con el paso de las horas, no obstante, se van extinguiendo las posibilidades de encontrar supervivientes entre los escombros del hotel. Los familiares de los desaparecidos esperan, entre la angustia y la esperanza, en un edificio público próximo.

La explosión se produjo sobre las 10.50 de la mañana (14.50 GMT) y provocó el derrumbe de parte de la fachada del edificio, afectado también por un incendio que generó una gran columna de humo blanco, visible desde gran parte de la ciudad.

El suceso se produjo minutos antes de las 11 de la mañana, cuando un camión cisterna de gas licuado servía un depósito del hotel. La tesis más probable es que la explosión se debiese a un escape.

La explosión hizo que colapsase una sección del edificio -de siete alturas- y que se desprendiese la fachada de los tres primeros pisos, provocando una lluvia de escombro sobre la acera. El camión cisterna quedó parcialmente sepultado.

La explosión provocó una gran columna de humo blanco, que fue visible en gran parte de la capital.

Al lugar de los hechos acudieron rápidamente bomberos, agentes de policía y equipos de emergencias, que trasladaron a los afectados a varios centros hospitalarios. Un colegio cercano fue evacuado.

Un grupo de especialistas comenzó entonces a desescombrar la zona en busca de posibles víctimas atrapadas en el edificio, tareas que se prolongaron hasta la noche.

De forma paralela se levantó con una grúa y entre grandes precauciones el camión cisterna accidentado, que tenía aún gas licuado altamente inflamable en su interior, y se depositó en un camión de grandes dimensiones para su traslado.

En los próximos días se tendrá que realizar una inspección técnica al edificio, para decidir si puede restaurarse o si los daños estructurales aconsejan su derribo.

El ministro de Construcción, René Mesa Villafaña, indicó que parece que el edificio “es recuperable”, pero que es preciso hacer un análisis técnico.

El Saratoga se encuentra en un edificio de estilo neoclásico construido en 1880, que desde 1911 funciona como hotel. Su última restauración tuvo lugar en 2005, según medios oficiales.

Con cinco estrellas, el hotel es considerado uno de los más lujosos de la ciudad. El establecimiento se encuentra en pleno Paseo del Prado, una de las principales avenidas de la Habana Vieja, en el centro histórico de la capital cubana. EFE

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER