Semanas después del anuncio de la detección de la nueva variante ómicron del coronavirus, los científicos han identificado ahora una nueva versión que, a priori, parece más difícil de rastrear debido a su genética y puede comportarse también de manera distinta.

Este nuevo linaje hermano de ómicron ha sido denominado BA.2 -el original es llamado BA.1- ha sido detectado ya en Sudáfrica, Australia y Canadá, aunque no descartan que se haya propagado por más países.

François Balloux, director del Instituto de Genética del University College de Londres, ha explicado que ambos linajes, BA.1 y BA.2, “están bastante diferenciados genéticamente” y además “pueden comportarse de manera diferente”, sostiene.

Esto se explica porque no tiene la mutación característica en el gen S que permite que ómicron BA.1 se identifique fácilmente a través de una prueba PCR, el tipo de test que más se ha utilizado hasta la fecha para rastrear la variante.

La variante aún se detecta como coronavirus mediante todas las pruebas habituales y se puede identificar como la variante ómicron mediante pruebas genómicas, pero los casos probables no se muestran en aquellas pruebas PCR rutinarias que aportan los resultados más rápidos.

Es por ello que algunos investigadores han llamado a este tipo de ómicron el “sigiloso”, ya que no se puede distinguir de otras variantes utilizando las pruebas de PCR que habitualmente realizan los sanitarios en todo el mundo.

Pese a las dificultades para su detección, los expertos indican que “no hay nada que temer todavía”, señala Vinod Scaria, médico y biólogo computacional del Instituto CSIR de Genómica y Biología Integrativa.

De la misma opinión es David Stuart, profesor de biología estructural en la Universidad de Oxford, quien ha defendido que no cree que “haya ninguna razón para pensar que el nuevo valor atípico sea una amenaza mayor que la forma de ómicron que está dando vueltas en este momento”.

Sin embargo, para poder detectar a ómicron BA.2 los científicos tendrán que depender de una secuenciación más lenta y menos generalizada.

Emma Hodcroft, genetista evolutiva de la Universidad de Basilea, ha asegurado en un mensaje en Twitter que las pruebas de PCR todavía deberían funcionarpara detectar si alguien tiene coronavirus, incluso con este nuevo linaje.

“Esto significa que no podemos usar ese ‘atajo’ para encontrar posibles casos de ómicron solo para BA.2. Sin embargo, ¡la prueba de PCR en sí todavía funciona!“, ha enfatizado.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER