Francis Suárez, el alcalde de Miami, entendió rápido que en Twitter se podía gestar uno de sus mayores éxitos políticos. Astuto, se mantuvo atento hasta que vio la oportunidad… Finalmente en diciembre pasado ese momento llegó: el inversor de Silicon Valley, Delian Asparouhov, se preguntó en las redes sociales si había llegado el momento de que la comunidad tecnológica se trasladara en masa a Miami. “¿Cómo puedo ayudar?”, respondió rápidamente el hiperconectado alcalde.

Desde entonces, el flujo de multimillonarios y celebridades, fondos de cobertura y gurús de la tecnología a la zona de Miami se creció exponencialmente, con Suárez dedicándose a hacer de su ciudad el nuevo imán de la riqueza estadounidense.

Atraídos por los bajos impuestos, el clima cálido y un clima cultural apacible, las élites de Estados Unidos se están uniendo en masa al “movimiento Miami”, afirma The Sunday Times.

Desde Washington llegaron Ivanka Trump y Jared Kushner, que han comprado propiedades cerca del hermano capitalista de Jared, Josh, y su esposa, la supermodelo Karlie Kloss. Desde Nueva York llegaron gigantes de los fondos de cobertura como Elliott Management, de Paul Singer, y Citadel, de Ken Griffin. Y desde Silicon Valley, titanes de la tecnología como Peter Thiel y el antiguo ejecutivo de PayPal Keith Rabois han liderado una ola de traslados a lo que algunos llaman ahora “Silicon Beach”.

Ya no están limitados por las exigencias de una oficina, sino que comparten mansiones en Hibiscus Island y trabajan junto a la piscina. Los fondos de alto riesgo más refinados gravitan hacia los campos de golf y los palacios de la vecina Palm Beach, donde Griffin ha alquilado el Four Seasons Palm Beach durante gran parte del año pasado.

Griffin trasladó su empresa al hotel de lujo y ordenó la instalación de fibra óptica ultrarrápida para que sus trabajadores puedan operar a pleno rendimiento.

El “moviemiento Miami” ya hizo que el precio medio de la vivienda en Palm Beach se disparara un 29% en 2020, hasta los USD 4,9 millones, según la empresa inmobiliaria de Douglas Elliman.

“Suarez está encantado. Con el auge del trabajo a distancia, la gente ya no se siente atada a donde tiene que estar y ahora es libre de ir a donde quiere estar”, Elliman a The Times… Y donde quieren estar es en Miami.

El alcalde de Miami, Francis Suárez (EFE)El alcalde de Miami, Francis Suárez

Para el agente inmobiliario, “ahora más que nunca, la gente está más interesada en tener un gobierno que invite a los negocios y a la libertad económica, no que la rechace”.

Miami, de hecho, tiene su segunda tasa impositiva más baja desde la década de 1960 y el año pasado experimentó un descenso del 25% en la delincuencia general el año pasado.

En los últimos años, los incendios forestales de California, los desprendimientos de tierra, la epidemia de personas sin hogar y un gobierno endeudado e incompetente han hecho que el estado sea cada vez menos atractivo para los residentes ricos. Frente a este panorama, el combo “bajos impuestos más seguridad” de Miami es un éxito.

Miami mantiene viva su vida social aún en tiempos de pandemia (Shutterstock)Miami mantiene viva su vida social aún en tiempos de pandemia

Otro de los grandes factores de mudanza, sin dudas, fue la pandemia del coronavirus: gracias a la relajación de las normas de Covid y a un clima favorable al aire libre, Ocean Drive está repleto de gente que pasea como si el último año de distanciamiento social nunca hubiera ocurrido. “Creo que la gente en todo el país y en todo el mundo está empezando a ver los beneficios de un gobierno que pone a la gente en primer lugar”, celebró Suarez.

Otros que se han unido al “Movimiento de Miami” son la supermodelo Gisele Bundchen y el ganador de la Superbowl, Tom Brady, que acaban de comprar una casa de USD 17 millones de dólares en la isla de Indian Creek, también conocida como “el búnker de los multimillonarios”, que se encuentra frente a la costa de Miami Beach.

Allí también están los Trump, con la familia al completo sin ser bienvenida en la sociedad neoyorquina, Donald y Melania se están acomodando a la vida en Mar-a-Lago, en Palm Beach, donde grupos de incondicionales siguen recorriendo las carreteras cada día blandiendo carteles que declaran “Trump ganó”. Los dos hijos del ex presidente también se están trasladando a la cercana Jupiter, con Eric Trump mudándose a una mansión en el complejo de golf de su padre y Don Jr planeando comprar una gran casa frente al mar en Admirals Cove con su pareja Kimberly Guilfoyle.a

Además, Miami logró que los “snowbirds”, como se llaman a los que tradicionalmente visitan Florida para disfrutar de los cálidos inviernos, comiencen a pensar en una mudanza permanente.

Suarez cree que su tuit con la simple frase“¿Cómo puedo ayudar?” fue clave. “La gente dijo, ‘oh, por fin, un funcionario que lo entiende, que entiende que tener empresas que están creando riqueza y empleos bien pagados es algo que beneficia a una ciudad’”, afirma orgulloso. Ahora, revela el alcalde, el desafío es que este “Movimiento Miami” no sea sólo una moda y perdure en le tiempo.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER