Un niño de tan sólo 14 años paralizado por un dolor insoportable causado por un eccema grave ha solicitado que lo pongan en coma inducido para poner fin a la agonía.

Barney Rae fue diagnosticado con dicha afección en 2020, por lo que lo ha dejado cubierto de pies a cabeza con erupciones que le provocan picor y le impiden dormir adecuadamente.

Pese a que ha intentado diversas soluciones, su madre afirma que lo dejaron en estado de shock, como si hubiera estado padeciendo un ataque de ácido, por lo que Barney no ha conseguido poner fin a su sufrimiento.

El joven de Bristol ha llegado a solicitar a su propia madre que quiere que lo pongan en coma inducido porque no puede soportar más el dolor. Su madre está desesperada y ha estado recaudando dinero para un tratamiento urgente para curar su piel.

“Mi hijo está al límite. Sólo quiere irse a dormir y despertarse cuando el eccema haya desaparecido“, ha declarado su madre, de 50 años, en un programa de radio

“Incluso me ha dicho que quiere que lo pongan en coma inducido porque el dolor es muy intenso”, y ha añadido que su hijo “está demasiado asustado para dormir”y se rasca sin saberlo cuando está dormido” lo que le provoca despertarse sangrando de pies a cabeza.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER