El expresidente de Estados Unidos Donald Trump deberá testificar bajo juramento en el marco de una investigación que llevan a cabo las autoridades de Nueva York sobre los negocios de su empresa, según decidió un juez.

El magistrado, Arthur Engoron, falló a favor de la fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James, quien había reclamado interrogar tanto a Trump como a sus hijos Ivanka y Donald Jr. como parte de unas pesquisas por presunto fraude.

El juez rechazó una moción presentada por los Trump para evitar tener que testificar y defendió que la Fiscalía tiene «un claro derecho» a interrogarlos ante las abundantes pruebas de posible fraude.

La investigación trata de determinar si la compañía de Trump infló el valor de sus bienes para poder obtener préstamos bancarios y en paralelo redujo ese mismo valor con la intención de pagar menos impuestos.

Investigación penal paralela

Aunque se trata de un proceso por la vía civil, la Fiscalía del Distrito de Manhattan también tiene abierta una investigación penal en paralelo.

Los Trump habían tratado de bloquear las citaciones emitidas por James con el argumento de que la fiscal, demócrata, tiene motivaciones políticas y busca usar el proceso para influir en la investigación penal.

Engoron, sin embargo, rechazó sus argumentos tras una vista celebrada este jueves y decretó que Trump debe entregar los documentos que se le solicitan en un plazo de 14 días y que tanto él como sus hijos deben testificar en los próximos 21 días.

La decisión aún puede ser recurrida por la defensa de los Trump y no supone necesariamente que los implicados vayan a dar los detalles que busca la Fiscalía, pues pueden acogerse a su derecho a no autoincriminarse, tal y como hizo Eric Trump, otro de los hijos del magnate, cuando fue interrogado en octubre de 2020.

«El odio que me tienen los jueces»

Tras conocerse la decisión del juez, el expresidente volvió a arremeter este jueves contra la fiscal James. «Ir contra un presidente de los Estados Unidos, que obtuvo más votos mientras estuvo en el cargo que cualquier otro presidente en la historia, y que es una persona que los demócratas de izquierda radical no quieren que vuelva a postularse, representa un ataque inconstitucional contra nuestro país», escribió Trump en un comunicado.

Como ya ha hecho en ocasiones anteriores, Trump acusó a James de politizar sus atribuciones y de decir «cosas absolutamente horrendas y falsas» sobre él .

Según el exmandatario, la investigación se centra en unos «beneficios complementarios» sobre un vehículo, un apartamento y la educación de un nieto y solo responde a la intención de la Fiscalía de «interferir» en sus negocios y en el proceso político.

«¡NO HAY NINGÚN CASO!», escribió el empresario, que, como ha hecho en varias ocasiones, calificó la investigación de «caza de brujas». «No puedo tener una audiencia justa en Nueva York debido al odio que me tienen los jueces y el poder judicial. ¡No es posible!», dijo.

Involucrados en la empresa de su padre

Tanto Eric como Donald Jr e Ivanka han estado muy involucrados en la empresa de su padre, la Trump Organization, a la que cada uno de ellos se unió poco después de terminar sus estudios universitarios.

Cuando Trump fue nombrado presidente de EE UU, en enero de 2017, delegó el control de la compañía en Donald Jr y Eric, así como en el director financiero de la empresa, Allen Weisselberg.

El pasado diciembre, Trump y su empresa presentaron una demanda contra James en respuesta a sus pesquisas, alegando que la fiscal las está usando como «un arma política».

James pidió oficialmente en enero que esa demanda fuese desestimada y defendió que la acción «no es más que un ataque sin fundamento por parte de Donald Trump para detener» la investigación sobre sus negocios.