Un juez federal rechazó  el intento del expresidente de Estados Unidos Donald Trump de impedir que el Departamento del Tesoro entregue copias de sus declaraciones de impuestos a un comité de la Cámara Baja del país.

El magistrado Trevor McFadden, de una corte federal del Distrito de Columbia y nombrado por el propio Trump, consideró que la petición de los abogados del exmandatario es «jurídicamente incorrecta», pese a señalar que los letrados tienen razón cuando afirman que los demócratas quieren las copias de las declaraciones para lograr ganancias políticas.

A principios de agosto, los abogados de Trump pidieron al juez que impidiera que el Departamento del Tesoro entregara al Congreso varias copias de sus declaraciones de impuestos.

Esa solicitud se produjo casi una semana después de que el Departamento de Justicia diera luz verde al Tesoro para entregar los registros financieros de Trump al Comité de Medios y Arbitrios del Congreso, cuyo presidente, Richard Neal, los solicitó en 2019 para investigar posibles actos de corrupción del entonces gobernante.

El juez argumentó que «puede no ser correcto o sabio» publicar las copias de las declaraciones de los impuestos de Trump, pero es derecho del presidente de ese comité legislativo hacerlo.

Trump fue el primer presidente estadounidense desde Gerald Ford que no publicó cada año su declaración de impuestos, una tradición que sus predecesores consideraban parte de su deber de transparencia y rendición de cuentas ante el pueblo.

El expresidente se negó a publicar sus declaraciones de impuestos con el argumento de que estaban sujetas a una auditoría por parte del Servicio de Rentas Internas, aunque numerosos expertos legales aseguraron que ninguna norma le impedía haberlos divulgado si hubiera querido.

El citado comité del Congreso solicitó en 2019 esos registros para investigar las finanzas del entonces presidente y sus posibles conflictos de interés, pero el entonces secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, se negó a proporcionárselos.

Esa pugna desató un litigio que sigue activo y que hasta enero enfrentaba a ese comité con el gobierno de Trump, mientras que ahora se libra entre los legisladores demócratas y los abogados del expresidente.

Hace un año, la Corte Suprema de Estados Unidos ordenó a Trump a entregar sus declaraciones de impuestos a un fiscal que investiga sus finanzas en Nueva York, pero no se pronunció sobre la petición del Congreso.