Se habla mucho sobre lo que promete la selección de Estados Unidos, que cuenta con un grupo muy joven de jugadores militando en algunos de los grandes equipos de Europa. Pero a pesar de todos esos elogios, este grupo todavía no ha demostrado nada al nivel de la Concacaf.

Las finales de la Liga de Naciones de la Concacaf sirve como su primera oportunidad para decir que es un candidato para reemplazar a México como el gigante de la Concacaf, pero primero tuvo que afrontar una prueba como Honduras.

El equipo del seleccionador Gregg Berhalter tuvo que sufrir mucho pero al final pasó su verdadera primera prueba de fuego.

Para un equipo tan joven y a una que le falta esa experiencia de jugar partidos complicados adentro de la Concacaf, la victoria 1-0 en la semifinal del jueves fue como alcanzar un hito.

Los equipos al inicio de un nuevo ciclo tienen que pasar por momentos difíciles y probar su talent en algo real.

Y este grupo con jugadores como Giovanni Reyna, Mark McKenzie, Weston McKennie y Josh Sargent jugando su primer partido oficial contra un rival tan bravo como Honduras estuvieron a la altura y cumplieron los deberes.

Ahora viene otro desafío en la final y toca otra oportunidad para dar un paso adelante en su búsqueda por ser uno de las mejores selecciones del mundo.

Los gigantes de la Concacaf estarán frente a frente en el Sports Authority Field at Mile High. La Gran Final de la Nations League ya conoce a sus protagonistas y Estados Unidos se medirá ante México.

Se trata de uno de los encuentros más esperados de la historia, pues mucho se ha hablado sobre si la generación dorada de los norteamericanos ha superado al Tri por su alta presencia en equipos protagonistas del fútbol europeo.

Ambos equipos sufrieron en las semifinales. Estados Unidos tuvo que esperar hasta el último minuto para vencer a Honduras y México venció en penaltis a Costa Rica gracias a Guillermo Ochoa.

El duelo se disputará este domingo 6 de junio a las 21:00 ET en Denver, Colorado, en donde se definirá al primer campeón de este nuevo formato de la Concacaf y que marcará el rumbo de los próximos meses.