Un padre ruso de 34 años ha matado a un amigo suyo después de ver supuestamente un vídeo en el este violaba a su propia hija, de 8 años. El progenitor se encontraba bebiendo con el asesinado, Oleg Sviridov, en el momento en que pudo ver las imágenes.

Los hechos tuvieron lugar en la región rusa de Samara y el padre inmediatamente se enfrentó a Sviridov, que huyó antes de que pudiera actuar. Sviridov había cuidado de la niña en numerosas ocasiones y supuestamente había abusado de ella varias veces.

La policía inició una persecución de Sviridov, pero el padre lo encontró antes y terminó apuñalándole. El agresor afirmó que Sviridov “tropezó con el cuchillo durante una disputa” en un bosque cercano a su pueblo. La policía también está investigando los presuntos abusos sexuales a otros tres niños grabados con el móvil de Sviridov.

Los vecinos de la zona con los que han hablado los medios dicen que el padre, que ha sido detenido por la policía, “es un héroe y no debería enfrentarse a cargos de asesinato”, y uno de ellos señaló: “No es un asesino, protegió a su hija y también a nuestros hijos. Todo el mundo está de su lado”.