Un automóvil que puede desplegar unas alas y convertirse en un avión ha cubierto en 35 minutos una distancia de 80 kilómetros entre los aeropuertos de Nitra y Bratislava, un tercio del tiempo que se necesita por carretera, y después ha circulado como un vehículo convencional por el centro de la capital eslovaca.

El híbrido de coche y avión «AirCar«, diseñado por el eslovaco Stefan Klein, ha sido el primer vehículo de este tipo en aterrizar en el aeropuerto internacional de Bratislava tras completar la distancia a una media de 170 kilómetros por hora.

«Este vuelo inicia una nueva era de vehículos de transporte duales. Abre una nueva categoría de transporte y devuelve al individuo la libertad asociada a los coches», valoró Klein, según un comunicado de su empresa.

«La máquina funcionó perfectamente», aseguró el eslovaco tras volar con elbiplaza entre Nitra y Bratislava.

«Después de aterrizar, con el clic de un botón, el avión se transformó en un auto deportivo en menos de 3 minutos«, dijo el inventor.

Mire además: ¿Por qué puede ser un ‘autogol’ usar apps para espiar a contactos de WhatsApp?

En las imágenes del vuelo se observa cómo el prototipo vuela acompañado por dos avionetas y tras el aterrizaje repliega las alas y la cola para poder circular por carretera.

El AirCar Prototipo 1 está equipado con un motor BMW de 160 caballos con una hélice fija y un paracaídas.

Durante las 40 horas de vuelo, este aparato ha alcanzado una altura de unos 2.500 metros y una velocidad de 190 kilómetros por hora.