Un preso bielorruso detenido el año pasado en el marco de la represión contra las marchas opositoras se cortó el cuello durante una vista judicial en Minskdespués de que le dijeran que su familia y sus vecinos se enfrentaban a un juicio si no se declaraba culpable, informaron los medios de comunicación bielorrusos.

Las imágenes de Radio Svaboda mostraban a Stepan Latypov tumbado en un banco de madera dentro de una jaula de prisioneros en la sala del tribunal, con agentes de policía de pie junto a él y espectadores gritando.

Un segundo vídeo mostraba a Latypov siendo llevado a una ambulancia que lo esperaba con lo que parecían ser manchas de sangre en su camisa. Los medios de comunicación locales y el grupo de derechos humanos Viasna-96 dijeron que seguía vivo.

“El activista bielorruso y preso político Stsiapan Latypau se ha cortado el cuello  en la sala del tribunal”, escribió en Twitter la opositora exiliada Sviatlana Tsikhanouskaya, que agregó: “Le amenazaron con perseguir a su familia si no se reconocía culpable. Este es el resultado del terror estatal, de las represiones y de la tortura en Bielorrusia. Debemos detenerlo inmediatamente”.

Stepan Latypov, luego de cortarse el cuello en la celda del juzgado (Foto: Reuters)Stepan Latypov, luego de cortarse el cuello en la celda del juzgado

Los guardias cercanos no pudieron abrir inmediatamente la jaula del preso porque no tenían las llaves adecuadas, informó el medio de comunicación independiente Nasha Niva. “Cuando se abrió la celda, Stepan ya había perdido el conocimiento”, dijo.

Latypov fue detenido el pasado mes de septiembre durante la intensificación de las medidas de seguridad adoptadas por el presidente Alexander Lukashenko contra las protestas masivas tras las controvertidas elecciones del mes anterior.

Fue arrestado en un patio de Minsk que llegó a ser conocido por algunos residentes y medios de comunicación locales como la “Plaza del Cambio”.

Latypov se había colocado allí frente a un mural para intentar impedir que los trabajadores del Estado, acompañados por la policía, borraran las pintadas de la oposición.

Se le acusó de organizar disturbios, resistirse a la policía y cometer fraude, y también se le acusó en la televisión estatal de planear el envenenamiento de la policíaNiega haber cometido ningún delito.

El gobierno de Lukashenko provocó la condena de Occidente a finales del mes pasado, cuando un bloguero disidente de 26 años fue detenido después de que las autoridades bielorrusas hicieran aterrizar un avión de Ryanair que viajaba de Grecia a Lituania el 23 de mayo.