Ucrania ha recibido en los últimos meses 1.500 millones de dólares en armamento y equipos militares para fortalecer su Ejército en medio de las tensiones fronterizas con Rusia, ha asegurado el ministro de Exteriores ucraniano, Dmitro Kuleba.

«Seguimos consolidando una coalición internacional de apoyo a Ucrania. Gracias a ese trabajo a día de hoy Ucrania recibe un mayor respaldo político, económico y de seguridad», dijo el ministro en una rueda de prensa.

Los tanques de las fuerzas armadas ucranianas se preparan.

Kuleba aseguró que tiene previsto abordar el asunto de los suministros de armamento con la ministra de Exteriores alemana, Annalena Baerbock, y con el presidente francés, Emmanuel Macron.

Explicó que hablará con Baerbock acerca de la negativa de Berlín a que terceros países u organizaciones con armamento alemán envíen esos equipos a Kiev.

Las autoridades ucranianas han advertido que dicho bloqueo puede deteriorar las relaciones bilaterales con Alemania, quien considera contraproducente dicha postura desde el punto de vista de la tensión militar en la frontera con Rusia.

Berlín mantiene que las armas no pueden arreglar un conflicto, aunque sí se ha mostrado dispuesto a bloquear el gasoducto ruso Nord Stream 2 en caso de agresión rusa.

Estados Unidos y el Reino Unido han sido los más activos a la hora de armar al Ejército ucraniano, al igual que Canadá, Polonia y los países bálticos, que recibieron el permiso de Washington.

El ministro de Defensa ucraniano, Oleksii Réznikov, aseguró que Berlín ha prometido 5.000 cascos y hospitales de campaña, pero bloqueó el envío por parte de Estonia de armamento de tiempos de la Alemania Oriental.

A su vez, Réznikov aseguró que la probabilidad de una escalada militar en la frontera con Rusia sigue siendo «baja».

Macron se reúne esta tarde con el presidente ruso, Vladímir Putin, tras lo que viajará a Kiev y después a Berlín, donde se entrevistará por la tarde con el canciller alemán, Olaf Scholz, y el presidente polaco, Andrzej Duda.