Mucho se habló durante meses sobre quién se llevaría el triunfo en el cierre de la trilogía entre Tyson Fury y Deontay Wilder, por lo que el Gypsy King no dejó lugar a dudas y retuvo el cetro pesado del CMB con un fulminante nocaut.

El campeón británico fue trabajando la pelea ante un Bronze Bomber que dejó todo sobre el ring de la T-mobile Arena de Las Vegas, Nevada, y lo tuvo que mandar a dormir para poder consumar la victoria.

La garra que mostraron ambos púgiles ha convertido el combate de este sábado 9 de octubre en candidata a Pelea del Año y a Nocaut del Año, regalando grandes acciones del round 1 al 11.