A más de 20 años del asesinato de tres mujeres en el sur de la Florida, las autoridades identificaron a un asesino serial responsable de los brutales homicidios.

Gracias a pruebas de ADN, la policía del condado de Broward identificó a Roberto Wagner Fernandes, un ciudadano brasileño que a comienzos de la década del 2000 vivía en Miami.

El 22 de junio del año 2000, el cuerpo de Kimberly Dietz-Livesey fue encontrado dentro de una maleta al costado de una autopista en la ciudad de Cooper City, en el condado de Broward.

El 9 de agosto del año 2000, el cadáver de Sia Demas apareció dentro de un bolso al costado de una ruta en Dania Beach, también en el condado de Broward.

Y el 30 de agosto de 2001, el cuerpo sin vida de Jessica Good apareció flotando en la bahía de Biscayne con rastros de haber sido apuñalada más de una docena de veces.

Las tres jóvenes eran adictas a las drogas y trabajaban como prostitutas. Desde aquel entonces, las autoridades ligaron los casos, pero no tenían pruebas de quién las había asesinado.

A veinte años del último asesinato, la policía encontró evidencia de ADN que relaciona a Roberto Wagner Fernandes con los tres casos.

La justicia no tiene fecha de vencimiento”, dijo en rueda de prensa el jefe de la policía de Broward, Gregory TonyWagner Fernandes murió en 2005, sin embargo, según las autoridades, saber la identidad del asesino ayudará a las familias de las víctimas a sanar.

Al momento de los asesinatos, Wagner Fernandes trabajaba en una empresa de tours turísticos en Miami. Según los reportes, salió por última vez del país el 1 de septiembre de 2001, rumbo a su Brasil natal.

“Habíamos recogido marcas de huellas digitales como evidencia en dos de los asesinatos. Pero no teníamos con qué compararlas y la identidad del asesino seguía siendo un misterio. Recién en 2011, una investigación llevada adelante por la Policía de Miami encontró que el material genético que teníamos en Broward era el mismo que tenían ellos en otra investigación. Con el tiempo además encontramos que las huellas que teníamos eran las de Wagner Fernandes, que habían sido recolectadas durante la investigación de la muerte de su esposa, años atrás”, explicó Tony.

En 1996, en Brasil, la esposa de Wagner Fernandes falleció y él fue detenido como sospechoso del homicidio. Sin embargo, las autoridades locales lo dejaron ir. Además, había estado envuelto en varios casos violentos que no terminaron en homicidios. Tras la investigación por el homicidio de su esposa, abandonó Brasil y se instaló en Miami.

Al parecer, al volver a Brasil, la familia de su fallecida esposa pagó para que lo asesinaran. Al enterarse, Wagner Fernandes quiso escapar a ParaguayCuando intentaba hacerlo, en un vuelo privado, el avión cayó en el año 2005. Se desconoce si el accidente aéreo estuvo relacionado con el intento de homicidio de la familia de su esposa.

Por miedo a que Wagner Fernandes estuviera fingiendo su fallecimiento, la policía brasileña realizó pruebas de ADN al cadáver y confirmaron que efectivamente era él quien había muerto.

Más allá de poner un punto final a los tres asesinatos cometidos entre el año 2000 y el 2001, la policía cree que Wagner Fernandes pudo ser responsable de más asesinatos en el sur de la Florida. Por eso están pidiendo que si alguien tiene alguna pista, que por favor se comunique con las autoridades locales.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER