El presidente Joe Biden dijo que el líder ruso Vladimir Putin debería ser juzgado por crímenes de guerra debido a la presunta masacre cometida por tropas rusas en la localidad ucraniana de Bucha, en las afueras de Kiev.

“Tenemos que conseguir todos los detalles para que pueda haber un juicio por crímenes de guerra”, dijo Biden en declaraciones a la prensa al llegar a la Casa Blanca desde Delaware.

“Este tipo es brutal y lo que está ocurriendo en Bucha es indignante”, añadió el mandatario, quien recalcó que Putin “debería rendir cuentas” por lo sucedido.

Preguntado por si considera un genocidio lo ocurrido en Bucha, Biden dijo que para él se trata de un “crimen de guerra”, que demuestra que él tenía razón cuando a mediados de marzo calificó por primera vez a Putin de “criminal de guerra” por su invasión de Ucrania.

“Recordarán que me criticaron por llamar criminal de guerra a Putin. Lo cierto es que todos ustedes han visto lo que ha pasado en Bucha. Eso lo justifica, él es un criminal de guerra, pero tenemos que recopilar la información”, subrayó.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, tuiteó que la Unión Europea enviará investigadores a Ucrania para ayudar al fiscal general local a “documentar crímenes de guerra”.

Dos cadáveres maniatados yacen en mitad de una calle de la localidad ucraniana de Bucha.

Maniatados

En imágenes difundidas por el Gobierno ucraniano, y también en otras captadas por medios internacionales presentes en la zona, pueden verse docenas de cuerpos con ropas civiles -muchos de ellos maniatados- que permanecían en las calles de la ciudad ucraniana de Bucha, tras la salida de las tropas rusas.

MÁS SANCIONES DE EEUU A RUSIA TRAS LA MATANZA EN BUCHA

Añadió que seguirá impartiendo sanciones a Rusia, tal y como prometió hacer también la Unión Europea (UE), tras las “atrocidades” perpetradas por las fuerzas armadas rusas en varias ciudades ucranianas de las que se han retirado.

Las autoridades ucranianas han denunciado el hallazgo de más de 400 cadáveres en las calles de Bucha, lo que según el ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Dmytro Kuleba, “es la peor masacre en Europa desde la II Guerra Mundial”.

Esa localidad del norte de Ucrania, cercana a Kiev, estuvo asediada por las tropas rusas durante semanas y, tras su retirada, se descubrieron cientos de cadáveres en sus calles, algunos con las manos atadas a la espalda, como han documentado sobre el terreno reporteros de medios internacionales.

La organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) afirmó tener indicios de que el ejército ruso ha cometido posibles crímenes de guerra en las áreas bajo su control, entre ellos ejecuciones sumarias de civiles.

El gobierno ruso ha rechazado de manera categórica la participación de sus soldados en esas supuestas matanzas, incluida la de Bucha.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER