Gran tragedia en el mundo del deporte. Veintiún corredores han muerto de frío durante la carrera de montaña de 100 kilómetros del Bosque de Piedra del Río Amarillo, que comenzó el sábado 22 de mayo por la mañana en una zona turística de la provincia septentrional china de Gansu, situada en el noroeste del país. Es la mayor tragedia que ha sufrido el deporte de ultrarunning y entre los fallecidos se encuentra el corredor chino de élite Jing Liang, que había ganado las tres ediciones anteriores de esta carrera.

La carrera, en la que los 172 participantes debían recorrer más unos 100 kilómetros campo a través en una zona montañosa, fue interrumpida después de que algunos de ellos mostrasen signos de hipotermia y problemas físicos tras la caída repentina de las temperaturas en una zona de gran altitud.

Afectados por el granizo, la lluvia helada y los vendavales hacia las 13.00 hora local (05.00 GMT) de ayer, algunos de ellos desaparecieron. Los equipos de rescate confirmaron la muerte de 21 corredores de los corredores hacia las 08.00 hora local (00.00 GMT) de este domingo.

Según informaron las autoridades locales en una rueda de prensa, se llevó a cabo una compleja misión de búsqueda y rescate, con más de 700 personas implicadas. El corredor chino de élite Jing Liang, cuyo resultado internacional más reciente fue un segundo puesto en la Vibram Hong Kong 100k 2020, se haya entre los fallecidos.

Mala protección

El último parte ofrecido por el Gobierno local indica que 151 de los participantes están a salvo, aunque ocho de ellos sufrieron pequeñas lesiones por las que han recibido tratamiento médico, y se encuentran estables. Según los rescatadores, el principal problema fue que las temperaturas descendieron a cerca de cero grados centígrados mientras los corredores vestían prendas finas que no les protegieron del frío.