Los Tampa Bay Buccaneers derrotaron a los Chicago Bears 38-3  para lograr la mejor apertura de siete juegos en la historia de la franquicia en una tarde de récord para Tom Brady. El quarterback se convirtió en el primer jugador en la historia que lanza para 600 pases de anotación en el primer medio ante los Bears de Chicago.

Brady logró el récord de nueva cuenta con Mike Evans, quien recibiera también el pase que puso a Brady como el quarterback con más yardas en la historia hace par de semanas ante los Patriots. Pero Evans olvidó el detalle de los 600 touchdowns y regaló el balón a una aficionada en primera fila, dejando una de las más peculiares escenas de la temporada: un miembro del staff de los Buccaneers negociando a pie de cancha con la aficionada para recuperar el ovoide.

Según se reportó, la negociación incluyó otro balón y un jersey firmado para que el equipo recuperara una pieza de historia.

Tampa Bay acaba con Chicago e hila cuatro juegos con victoria

Los campeones defensores del Super Bowl ganaron su cuarto juego consecutivo, mejorando a 6-1 y vengando una de sus cinco derrotas de temporada regular de hace un año, con Brady completando 20 de 36 pases para 211 yardas y cuatro TD.

La defensiva de Tampa Bay también hizo su trabajo, limitando a los Bears (3-4) desafiados ofensivamente al gol de campo de Cairo Santos en el segundo cuarto y capturando al novato Justin Fields cuatro veces, forzando dos balones sueltos. Dee Delaney tuvo una de las tres intercepciones de los Bucs, una selección del primer cuarto que llevó al pase de touchdown número 599 de la carrera de Brady.

Con Antonio Brown y Rob Gronkowski fuera de juego por lesiones, Mike Evans tuvo un gran día recibiendo para los Bucs, terminando con seis recepciones para 76 yardas y tres touchdowns, incluida una de 9 yardas que le dio a Brady el No. 600 con seis segundos restantes en el primer cuarto.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER