Los campeones se quedan juntos. Tom Brady prometió continuar con Tampa Bay después de ganar el Super Bowl LV, además de ayudar a que el equipo mantuviera el tope salarial sin problemas para quedarse con la mayor cantidad de jugadores posibles. Y el primer paso se dio con Rob Gronkowski.

Según información de Adam Schefter, Gronk logró una extensión de contrato por un año y $10 millones de dólares, todo esto para mantener a uno de los mejores receptores en sus filas y a uno de los fieles amigos de Brady en la NFL.

Gronk es solo el primero de una larga lista de jugadores estelares que los Bucs buscan retener, como Ndamukong Suh, Antonio Brown, Ryan Succop y Leonard Fournette.

La llegada de Gronk a los Bucs tras retirarse en el 2019, fue bastante fructífera, al lograr 45 recepciones, 623 yardas y 7 touchdowns en la campaña 2020. Gronk se consagró con Tampa en el Super Bowl, al lograr dos anotaciones y apuntar un récord más junto a Brady, al ser el dúo con más touchdowns en postemporada, superando a Joe Montana y Jerry Rice.

Gronk va por su temporada 11 en la NFL en toda su carrera, logrando 566 recepciones para 8,484 yardas y 86 touchdowns en 131 juegos de temporada regular.