Tom Brady lanzó para 411 yardas y cinco pases de touchdown, Antonio Brown se convirtió en el receptor que alcanza más rápido las 900 recepciones y los campeones defensores Buccaneers de Tampa Bay apalearon 45-17 a los Dolphins de Miami.

Brady superó las 400 yardas y consiguió cinco anotaciones en un mismo partido por primera vez en sus 22 años de carrera.

Antonio Brown anotó en recepciones de 62 y cuatro yardas, y se unió a Julio Jones, Jerry Rice, Torry Holt y Andre Johnson como los únicos jugadores en la historia con 12.000 yardas por recepción en su carrera en menos de 150 partidos disputados. 

Con 33 años, Brown extendió la racha activa más larga con un pase atrapado a 141 juegos de forma consecutiva y además se convirtió en el que más rápido supera las 900 recepciones con el primer pase que completó en el día. Brown superó esa cifra en 143 juegos disputados. Marvin Harrison, miembro del Salón de la Fama, tenía el récord con 149 juegos.

Los Dolphins han perdido cuatro juegos en fila después de vencer en la semana 1 a Nueva Inglaterra. Jacoby Brissett, quarterback de Miami, completó 27 de 39 pases para 279 yardas, dos anotaciones y una intercepción en su tercera apertura en lugar del lesionado Tua Tagovailoa.

Mahomes vive un infierno en Arrowhead y los Bills dan un sólido golpe en todas las líneas

Los Bufffalo Bills dieron un sólido golpe en el Sunday Nght Football y acabaron con los Chiefs en Arrowhead por un aplastante 38-20. Patrick Mahomes vivió un infierno al ser interceptado en dos ocasiones, entre ellas una que derivó en el segundo pick six de su carrera como profesional.

La defensiva de los Buffalo Bills ataca sin piedad a Patrick Mahomes y...

Desde las primeras series ofensivas, la defensiva de los Bills logró mantener a raya las válvulas de escape para que Mahomes pudiera mover las cadenas. En cambio, Kansas City sacó a relucir sus graves problemas en el perímetro y la defensiva.

Lo que poda ser un duelo apretado antes del descanso, se convirtió en una película de terror. Dos touchdowns y un gol de campo fueron suficientes para dejar una diferencia holgada, los chispazos de Mahomes no eran suficientes y la frustración era clara.