Los adjetivos y los calificativos empiezan a agotarse ya para un Tom Brady al que ni la edad ni los rivales parecen poder frenar. A sus 44 años el quarterback californiano volvía por primera vez con la camiseta de los Buccaneers a New England, la que fue su casa durante 20 temporadas, y lo hizo por la puerta grande.

Con el drama y la emoción que merecen un regreso tan esperado, Brady comandó el triunfo (17-19) del equipo de Florida frente a los New England Patriots de un Bill Belichick que terminó el choque abrazado a su ex pupilo en una imagen tan corta como histórica.

Brady no sólo se llevó el triunfo de su visita a los Patriots. El veterano jugador de 44 años también se fue con varios récords bajo el brazo. El primero llegó durante el primer cuarto cuando conectó con Mike Evans. Un pase con el que alcanzaba las 80.359 yardas, superando el registro alcanzado en su momento por Drew Brees en su etapa en los Saints (80.358). Al final del partido, Brady dejaría el registro en 80.560. Antes de que Brees consiguiera el récord, Peyton Manning lo tenía desde el 15 de noviembre de 2015 (71.840 yardas).

Brady sigue cosechando récords y ahora tiene la llamada triple corona, ya que es también el líder en pases de touchdown (591) y más victorias para un quarterback con 233 . Con esto se une a Johnny Unitas, Fran Tarkenton, Brett Favre y Peyton Manning como lo únicos con estos reconocimientos.

Pero la noche histórica no terminó ahí. Con la victoria sobre los Patriots, Brady se suma al selecto grupo de jugadores que han vencido a los 32 equipos de la NFL, hasta antes de esta noche solo Brett Favre, Peyton Manning y Drew Brees habían conseguido la misma hazaña.