A la espera de que se produzcan nuevos avances diplomáticos que eviten que estalle un conflicto armado entre Rusia y Ucrania, apoyada esta última por Estados Unidos y por la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), lo cierto es que el despliegue militar ya está en marcha desde hace tiempo.

La fragata Blas de Lezo zarpando del Arsenal Militar de Ferrol este sábado.

Rusia siempre ha visto con malos ojos que los países que formaron parte de la antigua Unión Soviética puedan forjar alianzas internacionales con la Unión Europea (UE) o con la OTAN. La pretensión de Moscú es establecer una esfera de influencia y vetar el futuro ingreso de vecinos como Ucrania o Georgia en la OTAN. Esto representa un reto a la propia UE, ya que la exigencia se extendería a Estados miembros como Suecia o Finlandia.

El enorme despliegue militar ruso en la frontera ucraniana hace temer una nueva agresión a Kiev, que seguiría a la anexión ilegal de Crimea en 2014 y a la implicación rusa en el conflicto del este de Ucrania, donde Moscú es el principal valedor de los rebeldes separatistas que se hicieron hace casi ocho años con el control de gran parte de la región del Donbás. 

El segundo ejército más poderoso del mundo contra el 22

Sobre el papel, una hipotética guerra entre rusos y ucranianos es una lucha desigual a todas luces. El ejército de Rusia es muy superior por tierra, mar y aire,si bien es cierto que no desplegaría todo potencial.

Los números bailan, pero los cálculos estadounidenses señalan que Moscú habría desplegado en distintos puntos de la frontera con Ucrania, en lugares como Klimovo, Soloti o Novoozernoye, en la anexionada Crimea, entre 140.000 y 200.000 soldados, una cifra similar de la que dispondría en la actualidad el Ejército ucraniano para entrar en combate.

Según los últimos datos (ver gráfico), que analiza el potencial de defensa de 140 naciones teniendo en cuenta medio centenar de criterios, Rusia cuenta con 650.000 efectivos militares más que Ucrania, a la que supera en 3.855 aeronaves y casi triplica en el número de vehículos blindados, entre otros. El poderío naval también es abrumador, con 567 buques de guerra más.

La clasificación de 2022 de Global Fire Power coloca a Rusia como el país con el segundo ejército más poderoso del mundo -solo por detrás de Estados Unidos-, mientras que Ucrania se sitúa en el puesto 22.

Misiones de la OTAN en el este de Europa

La buena noticia para Ucrania es que cuenta con el apoyo de la OTAN, liderada por EE UU, que en los últimos años ha intensificado su presencia con el conocido como muro anti-Rusia. La Alianza Atlántica adoptó la decisión de reforzar sus posiciones en la zona tras la anexión de Crimea.

De esta forma, la OTAN mantiene batallones de combate en Tapa (Estonia), Adazi (Letonia), Rukla (Lituania) y Orzysz (Polonia) liderados por Reino Unido, Canadá, Alemania y Estados Unidos, respectivamente. España aporta 350 efectivos a la base de Letonia, a unos 120 kilómetros de la frontera rusa, y están equipados con carros de combate Leopardo y vehículos blindados de combate Pizarro. Este despliegue es permanente desde 2017.

Por su parte la fuerza aérea de la Alianza Atlántica controla con cazas de combate el espacio aéreo de Estonia, Letonia, Lituania y Rumanía. Las bases de la misión están en la localidad lituana de Siauliai y la estonia de Ämari.

España, de forma rotatoria, un trimestre al año, participa con aviones Eurofighter Typhoon o F-18 Hornet en la misión de Policía Aérea en el Báltico, para apoyar a las tres citadas pequeñas repúblicas en la defensa de su espacio aéreo, que muchas veces no es respetado por Rusia. El año pasado a esa misión,  desarrollada por militares españoles en más de una decena de ocasiones, se amplió a Rumanía en funciones similares.

Ahora, a estos países se le añade Bulgaria, donde podrían desplegarse en misión OTAN cazas de combate españoles, tal y como ha confirmado la ministra de Defensa, Margarita Robles. «Se está valorando la posibilidad de que haya un despliegue aéreo de la OTAN en Bulgaria en el que participe España, junto al que participa cada año en el Báltico», ha asegurado Robles.

Por mar, la Alianza Atlántica mantiene dos misiones: una encargada de controlar las aguas del Mar del Norte y el Mar Báltico; y la otra con el encargo de hacer lo propio en aguas del Mar Mediterráneo Oriental y el Mar Negro.

Precisamente a esta última agrupación permanente de la OTAN SNMG-2 es a la que se van a incorporar de forma rotatoria la fragata F103 Blas de Lezo y el BAM (Buque de Acción Marítima) Meteor.

EE UU: casi 6.000 militares en la zona… y piensa enviar 5.000 más

Más allá de su colaboración con la OTAN, Estados Unidos también podrá apoyar a Ucrania con su propio ejército en caso de conflicto, ya que mantiene un despliegue militar en la zona.

Así, las tropas terrestres están formadas por 4.000 soldados repartido en siete batallones que disponen de más de 2.700 vehículos de combate. Estas tropas se encuentran en misiones en Rumanía, Bulgaria y Polonia, donde tienen cuatro bases (kwierzyna, Zagan, Swietoszow y Boleslawiec).

Por otra parte, EE UU cuenta con 1.800 efectivos de las tropas aéreas y unas 60 aeronaves. Los cazas de combate están desplegados en misiones en Letonia, Polonia, Rumania y Bulgaria.