Los clubes participantes en la Superliga, competición fundada por 12 de los clubes de futbol más poderosos del continente, incluyendo los españoles Real MadridBarcelona y Atlético de Madrid, podrían perder 2.500 millones de euros en valor de marca combinado, según cálculos de la consultora Brand Finance.

El impacto negativo de esta nueva competición al valor de la imagen de marca de estos clubes podría estar entre los 2,500 y los 4,300 millones de euros, según ha estimado esta empresa de consultoría.

Este cálculo contempla una pérdida de ingresos de 1,100 millones de euros al año para los clubes fundadores, resultado de la caída de facturación por derechos de emisión, ingresos comerciales e ingresos en día de partido (entradas, abonos y consumos en los estadios) suponiendo que estos equipos no pudieran competir ni en la Liga de Campeones ni en sus ligas nacionales, según Brand Finance.

Además, esta consultora ha considerado que el impacto también se trasladaría a otros clubes que no participarían en esta competición, a los que podría restar un 25% de su valor de marca.

Esta empresa calcula los impactos de marca a partir de dos normas internacionales, las ISO 10668 y 20671, que regulan diferentes metodologías para calcular los incrementos de valor de las marcas comerciales.

Dentro de estas metodologías, Brand Finance utiliza una denominada “ahorro de ‘royalties’ (regalías o derechos)” según la cual se calcula qué porcentaje de facturación de una empresa, o club de fútbol en este caso, se debe al uso de una marca de la que no hay que pagar derechos porque ese club o empresa es propietario de ella.

“El ránking de Brand Finance, basado en el concepto de ahorro de ‘royalties’, indica que como eres el propietario de la marca no tienes que pagar por su derecho de uso. Ese pago que te ahorras lo contabilizamos como un ingreso, que es un porcentaje sobre la facturación, lo calculamos con una previsión a 5 años”, ha explicado Teresa de Lemus, director gerente de Brand Finance España.

Según la directora de esta consultora, los clubes fundadores de la Superliga prevén con esta nueva competición un incremento de ingresos que “no esta teniendo en cuenta el riesgo que asumen frente a los ‘fans’ o el riesgo de reputación en sus marcas”.

“Sin contar con el doble impacto negativo que pueden sufrir en sus marcas los fundadores si encima no les acompañan los invitados”, ha añadido de Lemus, a través de un comunicado.

El responsable de servicios deportivos de esta consultora, Hugo Hensley, ha considerado que las opiniones de los aficionados expresadas en las redes son “abrumadoramente negativas”, ya que según su análisis las publicaciones negativas superan a las positivas en una proporción de tres a uno.

“Sentimientos negativos como este inevitablemente conducirán a un menor gasto en la jornada de partidos e ingresos comerciales en los países de origen de los clubes, que sigue siendo la fuente principal de ingresos de cualquier club europeo”, ha asegurado el especialista de esta compañía de investigación de mercados.

Además de los tres clubes españoles ya mencionados participarían en esta competición como miembros fundadores los italianos Milan, Inter de Milán y Juventus, y los ingleses LiverpoolManchester CityChelseaManchester United y Tottenham. Según han explicado sus promotores, la Superliga incluiría a 20 equipos, 15 con plaza fija y cinco que se clasificarían por méritos deportivos.

La competición, que ha recibido el rechazo de FIFA, UEFA y las federaciones y ligas nacionales de Inglaterra, España, Italia y Alemania, contaría con el respaldo financiero del banco estadounidense JP Morgan, que ha reservado un fondo de 3.250 millones de euros que repartirá entre los equipos que se unan.