Griezmann evitó males mayores con un gol que puso las tablas en el marcador del Puskas Arena y que deja el grupo de la muerte más abierto si cabe. Hungría,en medio de un ambiente infernal y con un calor sofocante, no defraudó ante los 55.000 espectadores. Logró sacar petróleo en el primer tiempo, en el que supo aguantar el empuje francés, y en una contra en el minuto 45 se puso por delante en una contra muy bien trenzada con un tanto de FiolaMbappé y Benzema volvieron a estrellarse ante la portería rival y fue Griezmann quien puso el empate en la segunda parte tras recoger un balón que quedó muerto en el área. Así las cosas, Hungría se agarra como puede al sueño de los octavos y Francia se jugará probablemente con Portugal su pase.

Con este resultado, Francia aún no ha atado la clasificación para octavos, aunque todo apunta a que lo puede lograr en la última jornada.