El campeón ruso Dmitry Bivol (20-0, 11 KO) dio la sorpresa en Las Vegas al derrotar al favorito e histórico Saúl “Canelo” Álvarez (57-2-2, 39 KO), reteniendo su corona mundial WBA del semipesado por octava vez.

Canelo llegó al T-Mobile Arena de Las Vegas en busca de otra aventura en el peso superior, en el inicio de la unificación de coronas en una nueva división, la del semipesado. Pero enfrente estaba el imbatido campeón ruso, que realizó una de las actuaciones de su carrera.

Bivol estuvo pletórico en defensa, sin dejar un hueco, donde los puños de Canelo no encontraban una rendija para llegar a sus zonas vulnerables, y además realizando un trabajo con series de golpes y combinaciones que desarbolaron al ilustre mexicano.

Salió Bivol con su rápido y perfecto jab maniatando a Canelo, que iba hacia delante esperando que sus potentes manos hicieran su trabajo. Pero no encontró la manera se salvar la cerrada guardia de Bivol, que fue llevándose los asaltos gracias a su trabajo y sus buenas acciones ofensivas.

Los puños de Canelo percutían inútilmente en los brazos del ruso y veía el aspirante como iba perdiendo asaltos, aunque reduciendo la desventaja con algunos uppercut certeros que le dieron varios rounds.

Y para mayor desgracia de Álvarez, el campeón mundial no aflojó su ritmo, terminó físicamente imponente los doce asaltos y Canelo no tuvo ideas para contrarrestar la gran actuación de su rival.

Al final los tres jueces dieron la misma puntuación acertada de 115-113, eligiendo bien el vencedor, pero quizás quedándose cortos en los méritos de Bivol.

Parece que habrá revancha, pero Canelo sabe que ya no son paseos por la playa los combates ante los sólidos campeones del semipesado. Bivol, humilde, acepta un nuevo combate con el mexicano, aunque con la confirmación de su gran calidad y manteniéndose invicto.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER