Un grupo de soldados del Ejército de Australia enfrentará juicio por haber bebido de una pierna prostética que pertenecía a un presunto talibán afgano que habrían asesinado en medio de una operación militar.

El juicio empezará el 7 de junio pero esta semana contó con su primera audiencia preliminar en donde la defensa de Ben Roberts-Smith, un soldado receptor de la Cruz de la Victoria para Australia -el más alto reconocimiento en el sistema de honores de la nación- afirmó que necesitaba tiempo para analizar “cientos de fotografías” de los soldados bebiendo de la pierna prostética.

Roberts-Smith demandó por difamación al periódico australiano Nine News y a otros medios de su país después de que publicaran en 2018 una serie de reportajes sobre supuestos crímenes de guerra cometidos por el Ejército de Australia en Afganistán en donde él jugaba un papel esencial.

En el centro del caso está una memoria USB que presuntamente perteneció al condecorado soldado en donde habrían alojadas cientos de imágenes de agentes del ejército australiano actuando indebidamente. Dicha memoria habría sido filtrada a la prensa por la expareja de Roberts-Smith, de acuerdo a lo afirmado por su propia defensa.

Las primeras de esas imágenes que salieron a la luz se conocieron en diciembre del año pasado, cuando el medio inglés The Guardian, junto con otros medios internacionales, publicaron las fotografías en donde se puede observar a las tropas australianas bebiendo de la pierna prostética del afgano muerto en el bar no oficial Fat Lady’s Arms, creado en 2009 dentro de la base militar de las fuerzas especiales australianas en la ciudad de tarin Kowt en la provincia afgana de Uruzgán.

En el juicio los medios demandados defenderán que el dueño de la pierna era un civil afgano que fue asesinado por los soldados australianos (Foto: The Guardian)

Pero no solo bebían de ella, sino que otros bailaban y se la pasaban como si fuera un juguete o un trofeo.

De acuerdo con la prensa australiana, Ben Roberts-Smith, disparó contra un civil afgano que tenía una pierna artificial en 2009, artefacto que posteriormente habría sido llevado a la base militar australiana donde su uso como recipiente para beber era recurrente.

Por su parte, los abogados del soldado han dicho que el dueño de la prótesis no era un civil, sino un soldado talibán, que la pierna fue llevada a la base por otro soldado no por Roberts-Smith y que este nunca bebió de ella.

El caso de los soldados y la pierna prostética es apenas la punta del iceberg de lo que en Australia llaman “posiblemente el episodio más vergonzoso en la historia militar de Australia”, como lo ha manifestado el jefe de la FDA Aguns Campbell.

En las fotos que han salido a la luz se ve a los soldados australianos bebiendo y bailando con la pierna prostética (Foto: The Guardian)

A la fecha, por lo menos 25 militares han sido vinculados a ejecuciones ilegales de 39 personas ocurridas entre 2005 y 2016, tiempo en que operó en Afganistán el Grupo de trabajo de Operaciones Especiales de Australia. Estos casos fueron registrados en un informe de 465 páginas del inspector de la Fuerza de Defensa Australiana (FDA) en noviembre del año pasado.

Se espera que el juicio de Roberts-Smith dure aproximadamente unas diez semanas, y que en el transcurso de sus audiencias se conozcan más detalles sobre los presuntos crímenes de guerra que los soldados Australianos habrían cometido en suelo afgano.