La batalla legal entre las gimnastas abusadas y el exmédico del Team USA, Larry Nassar, llega a un acuerdo para que las víctimas sean indemnizadas por el daño causado en el que se considera el escándalo más grande en la historia del deporte estadounidense.

El acuerdo llega después de que el caso tomara un giro en busca de justicia por el trato que tuvieron los agentes del FBI con las víctimas y el encubrimiento de denuncias para evitar que Nassar fuera a la cárcel.

Con la revelación en los medios de los casos de abuso, Nassar fue detenido y sentenciado a 300 años de cárcel en 2018 tras un largo juicio en el que enfrentó a miles de atletas entre ellas a Simone Biles y Aly Raisman.

El acuerdo fue por 380 millones de dólares, siendo el monto más grande jamás alcanzado en casos de víctimas de abusos, el cual compensará a 330 atletas en las que se incluyen las medallas de oro olímpicas.

Tras el anunció del acuerdo, la gimnasta Rachael Denhollander, una de las primeras víctimas en denunciar los abusos escribió en su cuenta de twitter que la decisión ayudará a miles a cerrar el horrible capítulo en sus vidas.

«Ahora puede comenzar el trabajo duro de reforma y reconstrucción. Si hay o no justicia y se hace un cambio depende de lo que ocurra después».

Las aseguradoras de USA Gymnastics y el Comité Olímpico y Paralímpico anunciaron que abonarán la mayor parte de los 380 millones de dólares, aunque el NOC anunció que pagarán 34 millones de su bolsillo y hará un préstamo de 6 millones a la federación.

Este acuerdo también ayudará a USA Gymnastics a salir de la bancarrota en la que se declararon en el 2018, además obligará a USA Gymnastics y el NOC a darle asientos a la junta directiva a los sobrevivientes del abuso.

La batalla no termina entre gimnastas y la Federación

El abogado Jhon C Manly, que representa a las víctimas aseveró que el acuerdo es histórico, pero que todavía no llega a su fin la batalla contra los funcionarios que no realizaron la investigación de manera adecuada.