La ciudad china de Shanghái, comienza un confinamiento escalonado en dos fases que tendrá lugar hasta el 5 de abril. Se trata de una medida de contención contra lo que califican del peor rebrote de covid en la ciudad.

El confinamiento dará comienzo el 1 de abril e irá desde los barrios situados al este del río Huangpu, que divide la ciudad, hasta los distritos en el oeste. Se trata del mayor encierro llevado a cabo desde el inicio de la crisis sanitaria y se espera que el parón en la gran ciudad, de 24 millones de habitantes,  afecte tanto en la economía china como en la internacional por su estatus de centro financiero y logístico.

Un guardia toma la temperatura de una mujer en Pekín, como medida preventiva ante la epidemia del coronavirus COVID-19.

Otra de las medidas adoptadas será que los residentes permanezcan en sus casas, suspendiendo el transporte publico y los taxis. Los vehículos privados por su parte, no podrán circular por las calzadas “a no ser que sea necesario”.  Se establecerán controles en las vías de acceso y salida de la ciudad, donde solo aquellos residentes con una prueba PCR negativa en las últimas 48 horas recibirán permiso para abandonar Shanghái.

A esto se le suman campañas masivas de detención y control de casos, que desde el lunes  han registrado 416 casos y 14.000 asintomáticos y  campañas de realización de pruebas PCR para los distritos confinados.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER