La relación entre Scottie Pippen y Michael Jordan no pasa por su mejor momento, sobre todo después de que el ‘eterno escudero’ haya dejado varias perlas sobre el mítico ‘Air’ y su documental The Last Dance.

Los últimos dos episodios, al igual que los ocho anteriores, glorificaron a Michael Jordan sin darnos demasiada importancia ni a mí ni a mis compañeros. Michael se merece la mayor parte de la culpa de ello. Los productores le dieron control editorial sobre el producto final. El documental no podía ser de otro modo. Él era el líder y el director”, explica Pippen en la versión digital de GQ.

Michael estaba decidido a demostrar a la generación actual de fans que era lo más grande durante su tiempo, incluso más grande que LeBron James, el jugador al que muchos consideran su igual, si no superior a él. Por eso, Michael contó su historia y no la de ‘Last Dance'”, relata Scottie. “Cuando vi el documental con mis tres hijos adolescentes, no podía creelo”.

“Cada episodio era lo mismo. Michael en un pedestal, mientras sus compañeros eran algo secundario, más pequeño, el mensaje no muy distinto a aquello que nos dijo en esos días de que éramos sus ‘actores secundarios'”, critica Pippen. “A lo largo de toda una temporada, recibimos poco o ningún crédito. Michael podía lanzar 6 de 24 en tiros de campo, cometer cinco pérdidas y aun así, en la cabeza de la prensa y los fans que le adoraban, ser el Jordan que no cometía errores“.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER