Hace exactamente un mes, el pasado 28 de abril, en Colombia se presentó la primera jornada de marchas en el marco de un paro nacional que se ha prolongado y que ha dejado serias preocupaciones por la situación en la que viven millones de ciudadanos por la pandemia del covid-19.

En modo de conmemoración de ese primer mes de paro, cientos de manifestantes se dieron cita en las principales ciudades del país para exigir no más violencia. En Cali, sorprendió que un grupo de sacerdotes y religiosos salieran a marchar con escudos y se hicieron llamar la ‘Primera Línea Ecuménica de Colombia’.

La primera línea la integran aquellos jóvenes que se ponen al frente de los choques que se producen con la fuerza pública y se han convertido en todo un símbolo de estas manifestaciones. Ahora, los sacerdotes salen con esa inspiración a marchar en apoyo a la resistencia social.

“Nosotros hoy con esta primera línea ecuménica de Colombia, es la primera vez en la historia en una manifestación a nivel mundial que se crea una primera línea ecuménica por la lucha y resistencia del pueblo colombiano de pastores y sacerdotes no romanos”,sostuvo uno de los sacerdotes que habló en la marcha.

Cabe resaltar que, estos sacerdotes no hacen parte de la Arquidiócesis de Cali. Se trata de un grupo de religiosos evangélicos adscritos a la Comunión de las Iglesias Evangélicas Episcopales.

En Bogotá están las mamás de la primera línea que también salen en apoyo a la juventud que pone en riesgo su integridad al enfrentarse con grupos del Esmad. En un artículo de El País de España se recogen los testimonios de ellas, en los que afirman que se unieron a las protestas tras ver lo que enfrentaban los jóvenes en las calles en los primeros días del paro nacional, por lo que decidieron encontrar sus propias herramientas e indumentaria. Dicen que reclaman mejores condiciones laborales, de educación y espacios saludables para sus hijos“Yo creo que la quemada de un bus, los vidrios rotos de una tienda o las paredes pintadas no tienen comparación con la vida de un ser humano”señalaron en el diario español.

Desde el Gobierno nacional se han generado polémicas frente a cómo ven a estos grupos que se hacen llamar ‘primera línea’. El miércoles 26 de mayo, Rafael Guarín, consejero Presidencial para la Seguridad Nacional, en diálogo con Blu Radio, señaló al grupo de ser los responsables de acciones delincuenciales, asegurando que han sido financiados para generar violencia en las calles.

Mujeres con escudos protectores en los que se lee "Mamás primera línea" posan para una foto durante una protesta en la que exigen al gobierno que actúe contra la pobreza, la violencia policial y las desigualdades en los sistemas de salud y educación, en Bogotá, Colombia. 19 de mayo de 2021. REUTERS/Luisa González
Mujeres con escudos protectores en los que se lee “Mamás primera línea” posan para una foto durante una protesta en la que exigen al gobierno que actúe contra la pobreza, la violencia policial y las desigualdades en los sistemas de salud y educación, en Bogotá, Colombia. 19 de mayo de 2021.

“Primera Línea es un grupo preparado, organizado, entrenado y financiado para el ejercicio de la violencia, que se pretende presentar como resistencia frente a la acción de la Policía, pero que realmente, como muchos videos lo demuestran, combinan todo tipo de acciones violentas”, manifestó Guarín.

Asimismo, el funcionario señaló que el grupo de primera línea, más allá de ser madres que dicen defender a sus hijos, como se muestran, son parte de los ataques a policías y el empleo, dejando en claro que este tipo de hechos no deben ser tolerados.

“Primera Línea no es un conjunto de madres comunitarias o señoras que salen de su hogar a defender a sus hijos . Es una estrategia de propaganda, de movilización y de acción violenta que no debe ser tolerada ni aceptada por una democracia”, aseveró.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER