El panorama en Ucrania es cada vez más oscuro a medida que Rusia intensifica una invasión que va camino de las dos semanas sin ningún conato de solución. Tal es la crudeza de los ataques que ni siquiera los corredores humanitarios, pactados por las partes, se han podido cumplir durante el fin de semana. Mariupol fue el centro de más ofensiva por parte de Putin en lugar de servir como puerta de salida para quienes huyen del conflicto. Millones de personas que cruzan fronteras en imágenes solo vistas antes durante las dos Guerras Mundiales que arrasaron el viejo continente.

De hecho, El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) lamentó ese fracaso, debido a que no se pudo asegurar un alto al fuego que es irrenunciable si se quieren llevar a cabo estas salidas de civiles. Para las ONG no hay una hoja de ruta clara sobre los corredores y precisamente el CICR pide que Moscú y Kiev pacten un acuerdo «detallado» con «las horas, los lugares específicos, las rutas de salida y otros detalles logísticos».

El éxodo de refugiados más rápido desde la Segunda Guerra Mundial

Todo conflicto desencadena de forma irremediable en una crisis humanitaria y en este caso el éxodo está siendo el más rápido desde la II Guerra Mundial, según los cálculos del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). En solo once días ya salieron de Ucrania más 1,5 millones de personas huyendo de la ofensiva rusa. Polonia ha acogido a más de la mitad de la población total de refugiados: casi 925.000 desde el comienzo de la incursión e incluso está utilizando edificios oficiales para albergar a, sobre todo, las mujeres y los niños que llegan, pues son mayoría si se tiene en cuenta que los hombres están llamados a quedarse a luchar.

Según ACNUR, Hungría ha acogido a 169.000 refugiados, seguida de Eslovaquia, con unos 113.000 y Rumanía, con unos 70.000 aproximadamente. Otros 37.800 refugiados han llegado a Alemania desde el comienzo de la invasión, según ha confirmado el Ministerio del Interior del país. El cálculo en el caso de Moldavia está menos claro: Naciones Unidas da una cifra de 85.000 personas mientras que Chisinau lo eleva hasta las 250.000 llegadas.

Quien se queda, se acerca a la muerte. Y es que Estados Unidos dice tener ya «informaciones muy creíbles» sobre crímenes de guerra cometidos por las fuerzas rusas. «Está documentando todo esto, juntándolo, analizándolo y garantizando que se puede apoyar a las personas y organizaciones e instituciones apropiadas que investigan si se han cometido o se están cometiendo crímenes de guerra», sostuvo Blinken al respecto. Mientras, tanto EE UU como la UE consideran que hace falta «una investigación sólida» y Moscú sigue repeliendo las manifestaciones en Rusia contra la invasión y ya se han superado los 4.200 detenidos. Quizás Putin se esté metiendo en un callejón sin salida.