El ejército de Rusia, que inició una operación militar contra Ucrania, ocupó la antigua central nuclear de Chernobyl tras fuertes combates contra las fuerzas armadas ucranianas, confirmó el gobierno de este país.

«Tras un cruento combate perdimos el control de Chernobyl», afirmó el asesor de la presidencia ucraniana Mijail Podoliak, citado por la agencia UNIAN.

El presidente de Ucrania Volodymyr Zelenskyy denunció que la incursión rusa en la zona de exclusión de la central nuclear de Chernobyl es «una declaración de guerra contra toda Europa».

La explosión en 1986 de la planta de Chernobyl es la mayor catástrofe nuclear de la historia.

«La Guardia Nacional, que se ocupa de garantizar la seguridad de los depósitos de vertidos radiactivos, está combatiendo con todas sus fuerzas», escribió en un comunicado Anton Gerashchenko, asesor del Ministerio del Interior, antes de que las tropas rusas tomarán el control de la región.

El funcionario advirtió de que los depósitos son restos radiactivos que si resultan dañados, «el polvo nuclear puede propagarse por todo el territorio de Ucrania, Bielorrusia y los países de la Unión Europea».

La zona de exclusión de Chernobyl, que se encuentra separada de territorio bielorruso por el río Prípiat, que da nombre a la ciudad en la que vivían los trabajadores de la planta soviética, es patrullada desde hace semanas por la guardia nacional ucraniana.

En previsión de un posible ataque, las autoridades ucranianas suspendieron recientemente los viajes turísticos a la zona de Chernobyl, un destino muy popular entre los turistas extranjeros en los últimos años.

Un sarcófago de fabricación francesa cubre ahora el averiado cuarto reactor nuclear que esparció hasta 200 toneladas de material con una radiactividad de 50 millones de curies, equivalente a 500 bombas atómicas como la lanzada en Hiroshima.