Los grandes especialistas de contrarreloj se citaron en Fuji para repartirse las medallas olímpicas. Dumoulin, Ganna, Van Aert, Roglic, Dennis... Muchos eran los candidatos para unas preseas que se pusieron muy caras en un exigente trazado de 44,2 kilómetros y 846 metros de desnivel por el mismo circuito donde se pasó por la prueba en ruta.

Las malas noticias llegaron pronto. Ion Izagirre, único representante español en los Juegos de Tokio, se bajó de la ‘cabra’ antes de tiempo después de sufrir unos dolorosos calambres.

El español, que tuvo como jefa a Gema Pascual en el coche debido a la baja por covid de Pascual Momparler (que estará en un hotel especial hasta el próximo día 6 de agosto) buscó durante algunos kilómetros recuperarse del dolor, pero las dolencias no remitieron. No cruzó la meta en su primer paso. Su adiós puso un broche grisáceo al paso del ciclismo español de ruta por Japón.

En la pelea por los primeros puestos hubo pelea tremenda. Roglic se llevó el oro a lo grande, Dumoulin la plata y Dennis tercero. Se da la casualidad que los tres ciclistas que coparon el podio, cuando se confirme la llegada de Dennis, competirá en el Jumbo.

El máximo favorito, sin medalla

El esloveno paró el reloj en un tiempo de 55:04.19, un minuto más rápido que el alemán y el australiano, en una actuación espectacular en la que en la parte final superó a los dos rivales que habían salido antes que él (Asgreen y Almeida).

El gran ‘derrotado’ del día fue Van Aert, al que todos veían como gran favorito. El belga ‘sólo’ pudo ser sexto. En el otro lado de la moneda estuvo Roglic, ganador de dos Vueltas y que estará en la 2021, que regresó tras su caída en el Tour con un oro en la disciplina que precisamente le privó de ganar en el amarillo en 2020.