En el año 2025 se tiene previsto que arranque la construcción del primer “hotel espacial” del mundo en órbita terrestre baja. Se trata de la estación Voyager, desarrollada por Orbital Assembly Corporation (OAC). Se estima además que el recinto esté en operaciones para el 2027.

Este hotel espacial contará con restaurantes, un cine, un spa y salas con capacidad hasta para 400 personas. Prácticamente será el servicio de un crucero en el espacio.

Todo dentro de un gran círculo que estará girando para generar gravedad artificial, por lo que se establecerá a un nivel similar a la gravedad que se encuentra en la superficie de la Luna. Asimismo contará con una serie de cápsulas unidas al exterior del anillo giratorio y algunas podrían incluso venderse a empresas como la NASA y la ESA para investigación espacial.

(Foto: Voyager Station)

Se trata de 24 módulos de habitación que tendrán una capacidad de 20 metros de largo por 12 de ancho. Cada uno con una función distinta; desde habitaciones hasta las salas de recreación como el gimnasio o el bar. Además algunos estarán a cargo de Gateway Foundation y serán destinados al alojamiento de la tripulación, aire, agua y energía. Y otros más serán lo que se arrendarán o venderán a empresas privadas y gobiernos.

Por ejemplo, la personas podrían comprar uno de los módulos para tener una villa privada. Mientras que las agencias gubernamentales podrían usar la estación para albergar su propio módulo de ciencias o un centro de entrenamiento para los astronautas que se preparan para ir a Marte.

(Foto: Voyager Station)

OAX no ha revelado detalles sobre el valor estimado que tendrá el hospedaje por noche. Tampoco del costo que tendrá la edificación de este hotel en una estación espacial. Aunque sí han señalado que los costos de construcción se están volviendo más baratos gracias a los vehículos de lanzamiento reutilizables como el SpaceX, Falcon 9 y el futuro Starship.

La idea de una estación espacial en órbita construida alrededor de una rueda circular central se remonta a los primeros días de los viajes espaciales. Fue una idea de Wernher von Braun, uno de los arquitectos del programa Apollo de la NASA, quien en la década de los 50′s propuso un hábitat en forma de rueda que girara para crear gravedad artificial.

(Foto: Voyager Station)

Así, el concepto de la estación Voyager, que es una idea similar pero a una escala mucho mayor, surgió por primera vez en 2012 con el lanzamiento de la Fundación Gateway. Mientras que OAC, la firma establecida por la fundación para hacer realidad la visión de una estación en órbita, se estableció en 2018 con el objetivo de que esté operativa para 2027.

Pero el proyecto va por pasos. Primero, el equipo que lo lleva a cabo planea probar el concepto con una estación prototipo de escala mucho más pequeña y una instalación de microgravedad de vuelo libre similar a la Estación Espacial Internacional.

(Foto: Voyager Station)

“Esta será la próxima revolución industrial”, cita el DailyMail a John Blincow, creador de la Fundación Gateway, quien agregó que creará una nueva industria espacial. “La rotación es vital”, explicó, ya que no es viable tener personas en una estación espacial sin gravedad durante largos períodos de tiempo, y es posible que los tripulantes quieran estar en el espacio durante meses, especialmente cuando trabajan en un hotel.

“La gente necesita la gravedad para que sus cuerpos no se desmoronen”, advirtió Blincow, explicando que la estación puede ayudar a comprender cuánta gravedad necesitan los cuerpos humanos, ya que podrá aumentar o disminuir la velocidad de rotación para tener una gravedad mayor o menor.

(Foto: Voyager Station)

En tanto, cuando se completen las pruebas, un robot llamado STAR (Structure Truss Assembly Robot) construirá el marco para la estación Voyager en órbita. La primera construcción espacial será un prototipo de anillo de gravedad de 61 metros en órbita terrestre baja que puede girar para crear gravedad al nivel de Marte, el 40% de la gravedad de la Tierra.

El equipo que hará este proyecto posible incluye veteranos, pilotos, ingenieros y arquitectos de la NASA, que construyen un sistema que incluye múltiples cápsulas para diferentes propósitos y un ‘tren espacial’ de alta velocidad. Si esta idea se realiza por completo como se planea, será el objeto creado por humanos más grande jamás puesto en el espacio.