Un vocero policial encargado de informar sobre la reciente masacre en Atlanta, en la que varias mujeres asiáticas fueron asesinadas por un joven, está acusado de racismo, luego de que sus declaraciones sean tomadas como una justificación del acusado y que en su perfil de Facebook haya compartido imágenes ofensivas hacia China por el coronavirus.

En conferencia de prensa, al referirse sobre el sospechoso Robert Aaron Long, indicó que “tuvo un mal día”, una especie de excusa para el raid en el que acabó con la vida de ocho personas. “Estaba bastante harto y como al final de la cuerda, y ayer fue un día realmente malo para él y esto es lo que hizo”, dijo Baker a los medios.

Además, la policía informó que la cuestión racial “no sería el motivo del ataque”, pero esta afirmación estaría basada únicamente en las declaraciones de Long, quien descartó ese móvil y dijo tener una “adicción al sexo”. Seis de sus víctimas eran de ascendencia asiática y siete de las personas asesinadas eran mujeres.

Robert Aaron Long, de 21 años (Reuters)Robert Aaron Long, de 21 años

El FBI y el resto de autoridades policiales de Estados Unidos han alertado de un drástico aumento de los ataques contra la comunidad asiática en el país desde que estalló la crisis sanitaria del coronavirus, en especial contra las mujeres.

Algunos testigos en la zona aseguraron que el sujeto gritó “voy a matar a todos los asiáticos”, pero ello no fue confirmado por las autoridades.

La policía dice que no es un crimen de odio, que solo tenía un mal día. NO, eso es porque también eres un racista, Jay Baker”, tuiteó la actriz estadounidense Arden Cho.

El revuelo se incrementó con el hallazgo de una publicación en un perfil de Facebook de Baker en el que promocionó el año pasado una camiseta con lenguaje racista sobre China y el origen del coronavirus.

La camiseta con la leyenda "COVID-19, virus importado de China"
La camiseta con la leyenda “COVID-19, virus importado de China”

“Haz tu pedido mientras duren”, decía el post de Facebook de marzo de 2020, junto con un emoji de una cara sonriente.

Los activistas asiático-americanos afirmaron que los comentarios de Baker y la publicación en Facebook socavan la confianza del público en que los investigadores están abordando adecuadamente la atrocidad del martes.

Ver este post es a la vez inquietante e indignante. Habla del racismo estructural al que todos nos enfrentamos”, dijo Vincent Pan, codirector ejecutivo de Chinese for Affirmative Action, una organización de derechos civiles que trabaja para hacer frente a los crímenes de odio contra los asiáticos. “Junto con los comentarios que salieron de la conferencia de prensa, no da a los miembros de la comunidad la confianza de que nuestras experiencias y el dolor y el sufrimiento que estamos sintiendo se están tomando en serio, al menos por esta persona en particular”.

Los tiroteos parecen encontrarse en “un punto de confluencia entre la violencia de género, la misoginia y la xenofobia”, dijo la representante estatal Bee Nguyen, la primera funcionaria de ascendencia vietnamita en la cámara baja del estado y una frecuente defensora de las mujeres y las comunidades de color.

Baker no respondió a los mensajes de voz ni a un correo electrónico en el que se le pedía que comentara la publicación en Facebook. La oficina del sheriff tampoco respondió inmediatamente a un mensaje en el que se pedía un comentario.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha denunciado, por su parte, la “brutalidad” de la que la comunidad asiática está siendo víctima con mayor asiduidad en los últimos meses y ha avanzado que aunque no se conoce aún la motivación de los tiroteos, lo cierto es que “la comunidad asiático americana está muy preocupada”.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER