Un día después que la UEFA anunció una fuerte sanción para los nueve clubes que desistieron de participar en la Superliga europea, el trío conformado por el Real Madrid, Barcelona y Juventus emitieron un duro comunicado contra la entidad que rige los destinos del fútbol en el Viejo Continente.

Las tres instituciones fundadoras que todavía se mantienen en el proyecto denunciaron “presiones, amenazas y ofensas” para abandonar la competición que estaba en pleno armado y su “responsabilidad y derecho de aportar soluciones al ecosistema del fútbol a través de propuestas concretas fruto del diálogo constructivo” en el primero de los seis puntos que contiene el escrito que fue dado a conocer a través de las redes sociales de los diferentes clubes.

Además, los clubes al mando de Florentino Pérez, Joan Laporta y Andrea Agnelli indicaron que la medida adoptada por la federación que preside Aleksander Ceferin “es inaceptable en un estado de derecho y los Tribunales ya se han pronunciado sobre el proyecto de la Super Liga ordenando a FIFA y UEFA, con rotundidad, que se abstengan mientras se tramita el procedimiento judicial, directamente o a través de sus entidades afiliadas, de realizar cualquier actuación que pueda penalizar a los clubes fundadores o que vaya contra la Super Liga, reconociendo de este modo la apariencia de buen derecho de dicha iniciativa”.

En otro de los ítems del comunicado, las tres instituciones que se mantienen en la Superliga europa remarcan que la misma se fundó “con el objeto de aportar soluciones a la situación insostenible” que atraviesa el mundo del fútbol en plena pandemia producto de la “profunda preocupación ante la actual coyuntura socioeconómica” y estableciendo como “imprescindible emprender reformas estructurales destinadas a garantizar la sostenibilidad” de la disciplina deportiva más popular del mundo.

Por último, tanto el Real Madrid como el Barcelona y la Juventus anunciaron que seguirán trabajando para que se ponga en marcha la Superliga europea. “Nuestro compromiso y firme voluntad de debatir, desde el debido respeto, sin presiones del todo intolerables y con respeto al Estado de Derecho, las soluciones más apropiadas para la sostenibilidad de toda la familia del fútbol”.

Hace 24 horas, la UEFA estableció que las nueve instituciones que se alejaron del proyecto deberán donar 15 millones de euros para beneficio del “fútbol infantil, juvenil y de base en las comunidades locales de toda Europa, incluido el Reino Unido” y perderán 5% de ingresos por parte de la entidad por una temporada. Además, si llegarán a participar de otro proyecto privado deberán pagar una multa de 100 millones y si no continúan alineados con UEFA después de 2024 pagarán 50 millones.