La batalla ideológica interna en la que se encuentra Al Qaeda podría tomar un nuevo rumbo bajo la conducción de Saif al-Adel, quien está señalado como nuevo líder del grupo terrorista. Está escondido en Irán y es buscado desde hace décadas por Estados Unidos

Todo apunta a que este ex general militar egipcio de 60 años será el sucesor de Ayman Zawahiri, quien había tomado el mando tras la muerte de Osama Bin Laden en 2011, y que se presume ha fallecido.

Conocido como “La Espada de la Venganza”, analistas afirman que sería aún peor que Bin Laden y trazaría un cambio de imagen en la organización yihadista.

El FBI ofrece una recompensa de 10 millones de dólares por su cabeza. Según la ficha de la agencia, está buscado por “Conspiración para matar a ciudadanos de los Estados Unidos, para asesinar, para destruir edificios y propiedades de los Estados Unidos y para destruir los servicios de defensa nacional de los Estados Unidos”. Además, está señalado por los atentados de 1998 contra las embajadas de Estados Unidos en Dar es Salaam (Tanzania) y Nairobi (Kenia), en los que murieron 224 personas.

Décadas atrás, Al-Adel luchó contra el ejército soviético en Afganistán durante los años 80. Se mantuvo en el país hasta la caída de los talibanes en 2001, y desde allí huyó a Irán. Asentado en este punto, Saif al-Adel organizó la rama de Al Qaeda en Arabia Saudita, que ha perpetrado varios ataques terroristas en el país desde 2003. Además, llegó a dirigir la unidad de protección personal “Guardia Negra” de Bin Laden, llamada así por el color de sus bufandas.

En un organigrama de 2005, Al Adel ya aparecía al centro del mapa de Al Qaeda, con una recompensa de 5 millones de dólares por su captura (Reuters) En un organigrama de 2005, Al Adel ya aparecía al centro del mapa de Al Qaeda, con una recompensa de 5 millones de dólares por su captura 

El desafío de dirigir al grupo terrorista no es sencillo, ni para un yihadista experimentado. Su objetivo es mantener con vida, fuerte y activa a la organización, luego de perder protagonismo ante el Estado Islámico. Pese a que el ISIS también está en una situación frágil por su derrota frente a la coalición internacional y la desaparición del “califato”, mantiene presencia en redes y se desconoce el alcance de su red de células activas.

“Comparado con Zawahiri es probable que sea un líder mucho más eficaz, al menos como o más incluso que Bin Laden. Saif es tan respetado que podría causar una cooperación aún mayor o incluso una fusión entre grupos”, advirtió al Daily Mirror el coronel Richard Kemp, experto británico en terrorismo y que en sus días en acitividad tuvo como misión vigilar los movimientos de Saif.

Kemp también destacó el hecho de que Irán sea su punto base y descarta problemas por la diferencia entre los shiitas (persas) y los sunnitas (Al Qaeda). “Irán ha facilitado ataques de Al Qaeda. Eso es muy problemático para nosotros. Si quieren que Estados Unidos ataque, prefieren que Al Qaeda lo haga con su apoyo para no ser el objetivo. Ya lo han hecho muchas veces”, consideró.

Por su parte, Ali Soufan, experto antiterrorista del FBI, también compartió su análisis con el Daily Mirror. “El venerado estatus de Saif en el movimiento, así como su profunda experiencia como líder de seguridad e inteligencia militar y planificador terrorista, lo convierten en un emir potencialmente peligroso”. Según sus fuentes, es sanguinario: era el menos afectado por las muertes de civiles.