En los próximos meses, con Halloween, Acción de Gracias y Navidad acercándose, es probable que las familias y los amigos se reúnan de formas en las que no lo han hecho desde que comenzó la pandemia de COVID-19, hace casi dos años.

Pero con muchas listas de invitados que incluyen a niños menores de 12 años que no han podido vacunarse, ¿qué tan preocupados deberían estar de contagiarse?

Las autoridades indican que es posible participar de manera segura en muchas actividades festivas si todos están inoculados. Pero ciertamente es posible que las personas vacunadas se infecten y luego transmitan el virus a otra persona.

“No creo que nadie deba sentirse 100% seguro de que, si están completamente inoculados y se infectan con el virus, incluso si son asintomáticos, no son capaces de propagarlo o transmitirlo”.

Pero expertos señalan que la probabilidad de que las personas completamente vacunadas transmitan el virus es menor, en comparación con la probabilidad entre aquellos no inoculados. Eso marca una gran diferencia durante las festividades.

“La probabilidad de transmisión está relacionada con dos variables: su probabilidad de tener COVID y su probabilidad de transmitirlo, si es que lo tiene. “Las vacunas reducen notablemente la posibilidad de que cualquier individuo lo transmita debido a ambos factores”.

Se sugiere que se tomen precauciones adicionales al considerar la presencia de un niño con una afección subyacente o una persona mayor con un sistema inmunológico debilitado.

Es un desafío inducir inmunidad contra el COVID-19 en personas con sistemas inmunológicos comprometidos, según el Dr. Eric Topol, director del Scripps Research Translational Institute en La Jolla.

El riesgo de que una persona completamente inoculada contraiga una infección de irrupción puede depender en gran medida de cuánta transmisión del virus se esté produciendo en una comunidad determinada. Los lugares que son estrictos en cuanto a exigir un comprobante de vacunación para hacer ciertas cosas, como entrar a un bar o restaurante, generalmente tendrán tasas de transmisión más bajas.

Una forma de reducir aún más el riesgo en una reunión familiar como Acción de Gracias es hacer que los invitados se realicen una prueba rápida justo antes. Esas pruebas se pueden comprar en farmacias y brindan resultados en 15 minutos, aunque a veces pueden ser difíciles de encontrar.

A diferencia de las pruebas que deben analizarse en un laboratorio y que generalmente demoran al menos un día en obtener resultados, las pruebas rápidas ofrecen respuestas casi instantáneas sobre si está contagiado con el coronavirus, según el Dr. Michael Mina, epidemiólogo de Harvard T.H. Chan School of Public Health.

Las pruebas realizadas varios días antes de asistir a un evento pueden ofrecer información demasiado obsoleta para ser útil.

“Eso es como pasar por un [control] de seguridad en el aeropuerto, y luego poder regresar a casa por tres días, volver a empacar sus maletas, y después, cuando vuelve, no tiene que pasar por seguridad nuevamente”.

Si bien siempre existe una pequeña posibilidad de un falso positivo con una prueba rápida, aquellos que obtienen ese resultado pueden al menos evitar a otros mientras buscan más confirmación.

En algunos estados, las personas no vacunadas tienen siete veces más probabilidades de dar positivo en la prueba del coronavirus, en comparación con los individuos inoculados, según muestran las cifras de salud del estado.

 

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER