Roncar no es sólo un sonido que perturba durante la noche, es un problema serio para quien lo padece y su pareja. Además de causar molestias, puede ser un signo de apnea obstructiva del sueño. Aquí te presentamos las soluciones más sencillas y accesibles para enfrentar los ronquidos, y te contamos cuándo debes consultar al médico.Diapositiva 2 de 16: En la mayoría de los casos se desconoce la causa de los ronquidos. Sin embargo, los especialistas señalan que entre los posibles responsables se encuentra: tener sobrepeso, tabique nasal torcido o deforme, pólipos nasales, congestión nasal por resfriados o alergias, o padecer apnea del sueño.

En la mayoría de los casos se desconoce la causa de los ronquidos. Sin embargo, los especialistas señalan que entre los posibles responsables se encuentra: tener sobrepeso, tabique nasal torcido o deforme, pólipos nasales, congestión nasal por resfriados o alergias, o padecer apnea del sueño.

Diapositiva 3 de 16: La apnea del sueño es un trastorno que se caracteriza por la presencia de períodos en los que la persona deja de respirar durante más de 10 segundos mientras duerme. El episodio va seguido de un resoplido o jadeo cuando retoma la respiración. Los ronquidos sonoros y el cansancio, a pesar de haber dormido, son las principales síntomas de este problema.

La apnea del sueño es un trastorno que se caracteriza por la presencia de períodos en los que la persona deja de respirar durante más de 10 segundos mientras duerme. El episodio va seguido de un resoplido o jadeo cuando retoma la respiración. Los ronquidos sonoros y el cansancio, a pesar de haber dormido, son las principales síntomas de este problema.

Diapositiva 4 de 16: Los ronquidos también pueden deberse a cambios en la boca y la garganta, como hinchazón de paladar, de las adenoides o de las amígdalas (que obstruyen las vías respiratorias), por tono muscular bajo, huesos de la cara o lengua demasiado grande, o por el uso de alcohol, somníferos o antihistamínicos a la hora de acostarse. Qué alimentos evitar antes de dormir

Los ronquidos también pueden deberse a cambios en la boca y la garganta, como hinchazón de paladar, de las adenoides o de las amígdalas (que obstruyen las vías respiratorias), por tono muscular bajo, huesos de la cara o lengua demasiado grande, o por el uso de alcohol, somníferos o antihistamínicos a la hora de acostarse.

Diapositiva 6 de 16: Los especialistas indican que se puede adoptar un estilo de vida saludable y atlético para desarrollar un buen tono muscular y perder peso. Evita los tranquilizantes, somníferos, antihistamínicos y el alcohol antes de acostarte. Establece patrones de sueño regulares y duerme de lado. También puedes poner en práctica estos consejos:

Diapositiva 7 de 16: La miel es un excelente expectorante natural, elimina las flemas y es útil para controlar las infecciones en la garganta y disminuir su irritación, un factor que puede estar causando los ronquidos. Haz gárgaras con una infusión tibia de hojas de frambuesa y dos cucharadas de miel en media taza de agua para aprovechar sus beneficios.
Diapositiva 8 de 16: La menta y el eucalipto son reconocidos por sus poderes expectorantes, capaces de abrir las vías respiratorias y suavizar la garganta. Una manera efectiva de disfrutarlos es mezclando sus aceites esenciales en partes iguales con agua y rociar la cabecera de la cama antes de acostarte. También se pueden comprar en hojas y hacer inhalaciones de vapor.
Diapositiva 9 de 16: Un remedio de las abuelas que tal vez te puede ayudar a aliviar los ronquidos consiste en usar cebolla. Esta funciona como un descongestivo natural, y la obstrucción de las vías respiratorias es una de las causas del ronquido. Córtala por la mitad y espolvorea sal sobre ella, luego déjala en un plato en la mesa de luz durante toda la noche.
Diapositiva 10 de 16: Anímate a este sencillo remedio antirronquidos: mezcla un vaso de aceite de oliva y 50 g de ruda en un recipiente hermético. Deja macerar tapado durante dos semanas, cuela y guarda en un pote oscuro. Aplica antes de dormir, sobre las aletas de la nariz, el cuello y la nuca.
Diapositiva 11 de 16: Si roncas por tener la nariz tapada, este sencillo remedio caseros puede ser de ayuda. Consiste en preparar una solución salina con una taza de agua a temperatura ambiente, media cucharadita de sal y una pizca de bicarbonato de sodio. Mézclalo bien y aplica un chorrito en la nariz antes de acostarte. Bicarbonato de sodio: usos y beneficios
Diapositiva 12 de 16: Si, leíste bien, algunos médicos sugieren coser una pelota de tenis o de golf a la espalda del pijama. Esto causa molestia si uno se voltea, y ayuda a recordar que debe permanecer de lado. Según los expertos, con el tiempo, dormir de lado se vuelve un hábito y no se necesitan este tipo de recordatorio.
Diapositiva 13 de 16: A partir de aquí, las opciones deberán ser consultadas con profesionales de la salud. En este caso se trata de un aparato bucal de plástico que puede ser útil para personas con apnea del sueño leve o que roncan muy fuerte. Será instalada por un dentista, y se ajusta a la mandíbula y lengua, para mantener las vías respiratorias y la garganta abiertas al dormir.
Diapositiva 14 de 16: Este es el tratamiento más eficaz para la apnea obstructiva del sueño y se ha convertido en un tratamiento muy utilizado. Se compone de una máscara nasal que tiene como objetivo evitar el cierre de las vías respiratorias de la persona mediante el aumento de la presión de aire a través de la nariz y la garganta.
Diapositiva 15 de 16: Algunas personas que roncan mucho porque padecen apnea del sueño, pueden beneficiarse con una cirugía. En estas se extirpan las amígdalas y las adenoides si sucede que están obstruidas las vías respiratorias, o en casos extremos, se opera y se extrae parte del tejido del techo de la boca y parte del paladar.