Los estafadores se renuevan a la velocidad de la luz: son rápidos e implementan una serie de avances tecnológicos para hacerte creer que puedes confiar en ellos. Este contexto se traduce en todos los niveles de vida de los estadounidenses, y sus facturas de servicio público no son la excepción.

Tal cantidad de impostores se ha descubierto, que la Comisión Federal del Comercio de Estados Unidos ha advertido sobre la frecuencia de estafas en el pago de facturas públicas.

Detectar a un impostor de un ejecutivo real puede ser un verdadero dilema. Y es que cada vez usan técnicas y tácticas muy sofisticadas que pueden resultar difícil de diferenciar.

El valor radica en no caer en sus fechorías para proteger tu identidad, tu dinero y tu patrimonio.

Con la tecnología cada vez más avanzada, los estafadores saber qué deben de ir siempre un paso delante de ti, si es que quieren lograr su cometido: saben que desvías las llamadas telefónicas cuando te llaman desde un número desconocido. Por eso están implementando tecnología que les permita hacerse pasar por alguna empresa de servicio público con un identificador de llamadas.

Otro factor al que debes prestarle atención es el sentido de urgencia:  “Intentan que entres en pánico y te convencen de que tus pagos están atrasados ​​en este momento y que debes pagarlos ahora mismo o tus servicios públicos se cortarán de inmediato”.

“Saben que cuando las personas entran en pánico, es menos probable que tomen precauciones o hagan preguntas por temor a dudar en una emergencia”.

Ante estos hechos es importante que jamás proporciones ningún dato bancario, ni personal: basta con que digas uno solo para que tengan acceso a tus cuentas e identidad.

La única manera en la que debes de proporcionar información es cuando tú haces la llamada a la institución u organización, si ellos te llaman, nunca debes de confiar.

Otra opción peligrosa puede ser que vayan a tu domicilio y se hagan pasar por un empleado de servicio público. “Tengan cuidado con las visitas domiciliarias de personas que afirman trabajar para cualquier compañía de energía y solicitan ver tu factura de servicios públicos”.

Finalmente, el consejo más valioso que podemos darte es que ante cualquier duda, termines con la comunicación de manera inmediata y te comuniques tú directamente con la compañía de servicio en cuestión.

“Si nada parece estar fuera de servicio, puedes llamar a tu proveedor directamente y pedirle que verifique que la información que obtuviste anteriormente era información errónea”. “Infórmales que hay un imitador que se dirige a sus clientes”.