Funcionarios del condado de Los Ángeles instan a todas aquellas personas que no se han aplicado la segunda dosis de vacuna contra el COVID-19 a hacerlo lo antes posible.

La directora de salud pública, Bárbara Ferrer, señala que hay muchas razones por las que esa situación podría aumentar, entre estas el olvido o la creencia de que una sola dosis puede servir.

Aunque una sola dosis de las vacunas Pfizer y Moderna ofrece cierta protección, no está completa.

La gripe y otros síntomas, que muchas personas tienen durante un período muy breve después de la vacunación, son señales de que su sistema inmunológico está funcionando, explicaron los expertos.

En general, la gente no se enferma después de recibir la vacuna, podría tener algunos síntomas secundarios como dolor de brazo, dolor de cuerpo o fiebre; pero la vacuna es segura si se compara a cuando las personas se infectan o mueren por el COVID-19, explicó el doctor José Mayorga, director médico ejecutivo de los Centros de Salud Familiar de UCI Health en Anaheim y Santa Ana.

En general, la protección del 95% contra el virus ocurre después de la segunda dosis.

Los niveles de anticuerpos que se logran con ese 95% de efectividad se producirán entre 7 y 10 días después de la segunda dosis. En otras palabras, si las personas dejan pasar la segunda dosis, la protección podría ser menos de la mitad.

Los individuos con antecedentes de alergias a medicamentos orales o antecedentes familiares de reacciones alérgicas graves también pueden vacunarse.

“Aquellos a quienes se les pide no vacunarse, es a los que tienen reacciones contra las vacunas o medicamentos inyectables”.

Las pautas actuales de los CDC recomiendan lo siguiente para las personas con antecedentes de alergias. Puede recibir la vacuna si:

  • Ha tenido reacciones alérgicas graves, pero no estaban relacionadas con vacunas o medicamentos administrados por medio de una inyección (como alergias a los alimentos o al látex).
  • Tiene antecedentes de alergia a un medicamento en forma de pastilla.
  • Ha tenido una alergia leve a otras vacunas (no hay síntomas de anafilaxia).