El director financiero del laboratorio Pfizer BioNTech, Frank D’Amelio, confirmó que la empresa pedirá aprobación de su vacuna contra el COVID-19 a la Administración Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) para los menores entre los 6 meses y los 5 años.

“Esperamos tener datos suficientes de la reacción a la vacuna en niños de entre 6 meses y 5 años pronto como para presentarle a la FDA”, aseguraba D’Amelio en la conferencia de Cuidados de Salud Globales de Morgan Stanley ante miembros de la industria.

Según ha trascendido, la idea de la empresa es presentar los documentos en octubre para tener una respuesta antes de fin de año. Días atrás, el laboratorio anunciaba que tienen los estudios suficientes como para solicitar aprobación de uso de la vacuna para niños entre 5 y 11 años.

Sin dar datos concretos, D’Amelio aseguró que el pedido para niños más pequeños se hará “apenas días después del pedido para los niños mayores de 5 años, asumiendo que los datos encontrados serán todos positivos”.

Hasta ahora, la vacuna desarrollada por Pfizer es la única que ha recibido aprobación total por parte de la FDA (el resto de las vacunas aún tienen aprobación de emergencia), y que puede ser colocada a mayores de 12 años, cuando para las otras vacunas se requiere tener al menos 18 años.

El problema del COVID en los menores ha aumentado en los últimos meses. La Academia Americana de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés) afirmó que las infecciones de COVID-19 aumentaron exponencialmente en niños desde el pasado mes de julio.

Solamente la pasada semana se reportaron 243.373 casos de niños en el país. El aumento fue del 240% desde julio, cuando se promediaban 71.726 casos pediátricos a la semana.

Una mujer sostiene en sus brazos a su recién nacido durante el primer contacto piel con piel (Foto: EFE)

“Después de una disminución a comienzos del verano, los casos en los niños han aumentado de manera exponencial con cerca de medio millón de casos en las últimas dos semanas”, afirmaron desde la AAP en un comunicado enviado a la prensa.

Lógicamente, según los expertos, uno de los factores que más está afectando el aumento de contagios es la vuelta a clases presenciales -que en la mayor parte de los estados del país se ha dado entre finales de agosto y principios de septiembre-, combinado con el hecho de que los menores de 12 años no son elegibles para la vacuna.

Desde el comienzo de la pandemia, cerca de 5,3 millones de niños han contraído COVID en el país. Actualmente, los contagios pediátricos representan el 29% de los casos en el país.

Según datos de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), el 63% de la población elegible para la vacuna (mayores de 12 años) ya se ha inoculado, pero las cifras son por debajo del 50 por ciento si se considera a aquellos entre 12 y 17 años.