Mientras crece a nivel internacional el debate sobre la posible aplicación de una dosis de refuerzo de la vacuna contra el coronavirus, en Estados Unidos los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) indicaron que por el momento quienes están habilitados para recibir una tercera dosis son las personas con sistemas inmunitarios comprometidos.

Rochelle Walensky, directora de los CDC, dijo que nadie más debe tratar de vacunarse por su cuenta, cuando se espera que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) recomiende una tercera dosis para los pacientes inmunodeprimidos.

“En este momento, sólo ciertas personas inmunodeprimidas pueden necesitar una dosis adicional”, manifestó Walensky, quien se pronunció junto a Anthony Fauci, jefe epidemiólogo de la Casa Blanca.

Walensky detalló que “es una población muy pequeña, se estima que es el 3% de los adultos”. Sobre este tema, apuntó que tras la decisión de la FDA un comité de científicos de los CDC se reunirá el viernes para analizar la medida y emitir recomendaciones.

Fauci, en tanto, dijo que las personas de edad avanzada o de alto riesgo no deberían solicitar una tercera dosis por el momento, aunque aclaró que es probable que se les recomiende una dosis de refuerzo en algún momento.

El epidemiólogo, principal asesor del presidente Joe Biden para la pandemia, aclaró que, aunque la población general no necesite todavía refuerzos, “tarde o temprano” los necesitará.

Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Foto: REUTERS)Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

La FDA está en conversaciones con los laboratorios Pfizer Inc. y Moderna Inc. para autorizar terceras dosis para individuos inmuno comprometidos. Según explican los especialistas, otra inyección podría ayudar a aumentar la protección de estos individuos, que podrían no generar una respuesta inmunitaria suficiente con la vacuna.

Esto contradice la postura de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha pedido una moratoria global a una tercera dosis de la vacuna, porque considera que si los países comienzan a administrarla no ayudaría al reparto global de sueros contra la COVID.

Israel fue el primer país en comenzar la administración de las terceras dosis de la vacuna anticovid a las personas de 60 años y más, mientras los países occidentales se esfuerzan por vacunar a la mayor cantidad posible de sus poblaciones con dos dosis contra el coronavirus.