Dieciocho exjugadores de la NBA han sido acusados por cargos de defraudar el plan de beneficios de salud y bienestar de la liga por aproximadamente $ 4 millones, según una acusación formal presentada. A través de una conferencia de prensa, los fiscales federales describieron el caso que se presentó en un tribunal federal de Manhattan. Al principio, no estaba claro si todos los acusados fueron detenidos o no.

Según la acusación, los dieciocho jugadores participaron directamente en un plan para defraudar beneficios de salud mediante la presentación de reclamos falsos, con el fin de obtener el reembolso de gastos médicos y dentales que nunca sucedieron.

De los 19 involucrados en la situación, solo uno no es exjugador. Según los informes, el esquema duró al menos desde 2017 hasta 2020, cuando el plan recibió reclamos falsos por un total aproximado de 3.9 millones de dólares. De esa cantidad, se estima que los acusados recibieron aproximadamente 2,5 millones en ganancias fraudulentas.

Además de Tony Allen, los otros jugadores involucrados en el fraude son Milt Palacio, Sebastian Telfair, Antoine Wright, Darius Miles, Ruben Patterson, Eddie Robinson, Gregory Smith, Glen Davis, Jamario Moon, Terrence Williams, Alan Anderson, Shannon Brown, William Bynum, Melvin Ely, Christopher Douglas-Roberts y Tony Wroten.