Uno de los agentes de la policía que se encargó de contener a los atacantes durante el asalto al Capitolio en Estados Unidos se suicidó el pasado jueves 29 de julio. Es, de esta forma, el tercer agente en quitarse la vida tras haber tratado de frenar los ataques de seguidores del expresidente estadounidense, Donald Trump, al emblemático edificio de Washington el pasado 6 de enero.

Gunter Hashida, de 43 años y asignado al Equipo de Respuesta a Emergencias dentro de la División de operaciones Especiales, fue hallado muerto en su residencia.

“Estamos de duelo como Departamento y nuestros pensamientos y oraciones están con la familia y amigos del Oficial Hashida”, ha lamentado en un comunicado la portavoz del departamento, Kristen Metzger.

Imagen

Se trata del tercer suicidio conocido entre los agentes que se encargaron de responder al ataque al Capitolio. Los dos anteriores, Jerffrey Smith y Howard Liebengood, se quitaron la vida apenas un mes después de los disturbios.

Asimismo, las autoridades también dieron a conocer el fallecimiento de otro oficial de la Policía del Capitolio, Brian D. Sicknick, que murió un día después del ataque tras sufrir derrames cerebrales.

El Departamento de Justicia de EE UU ha revelado dos nuevos vídeos del asalto al Capitolio del pasado 6 de enero. En uno de ellos, se puede ver a un policía atrapado entre sus propios compañeros y los asaltantes. En el segundo, cómo un hombre le propina un puñetazo a un agente.

Casi una centena de agentes resultaron heridos durante el asalto al capitolio en una jornada en la que decenas de seguidores de Trump irrumpieron por la fuerza y peligrosamente armados en el Capitolio, tras no aceptar la derrota frente al demócrata y actual presidente del país, Joe Biden.

Se desplegaron más de 21.000 efectivos de la Guardia Nacional para defender un hecho inédito en la historia del país estadounidense, que todavía a día de hoy mantiene abierta la investigación para esclarecer los hechos e identificar a los principales culpables.