La ley beneficia a familias que califiquen y busquen o necesiten matricular a sus hijos en escuelas privadas, chárters o especializadas.

 

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, introdujo cambios significativos en el programa de elección de las escuelas del Estado, firmándo la ley HB 7045, que permite a un número mayor de niños, provenientes de familias de bajos ingresos, calificar para ayudas que permitan su inclusión en escuelas privadas K-12.

El plan de unos 200 millones de dólares, podría impactar en más de 60,000 nuevos estudiantes que serían elegibles para bonos financiados por los contribuyentes.

La Vicegobernadora Jeannette Nuñez resaltó: “La importancia de los programas educacionales para los padres y estudiantes y de poder ejercer (los padres) el derecho a escoger la mejor manera de educar a sus hijos, si es en escuelas públicas, chárter o a través de becas”. Muchos niños no aprenden de la misma manera y hay que buscar las distintas maneras para ayudar a esos que tienen necesidades especiales.

Entretanto, el senador estatal Manny Díaz, patrocinador de la ley, hizo hincapié en las posibilidades que ésta abre para muchos ciudadanos, agradeció al Gobernador De Santis, y se mostró motivado por estar en su distrito y en sus raíces.

El proyecto de ley deroga los Programas de Becas Gardiner y McKay para estudiantes con necesidades especiales y hace que esos niños pasen al Programa de Becas de Empoderamiento Familiar. Vale la pena subrayar que, para ser elegible para esta beca, el nivel de ingresos del hogar de una familia no debe exceder el 375% del nivel federal de pobreza, alrededor de 100,000 dólares anuales para una familia de cuatro.

Entretanto algunos funcionarios de las escuelas públicas han criticado la medida, diciendo que la ley desvía el dinero de las escuelas públicas y permite a los estudiantes asistir a escuelas privadas de forma gratuita utilizando el dinero de los contribuyentes.

De alrededor de 2.8 millones de niños en edad escolar K-12 de Florida, los programas de becas de elección escolar atendieron a más de 195,000 estudiantes durante el año escolar 2019-20, según un análisis del personal legislativo.

La medida entrará en vigor el 1 de julio.