La comisionada de Agricultura y Servicios al Consumidor de Florida, Nikki Fried, realizó una conferencia de prensa  donde ofreció detalles sobre la investigación en curso sobre el trágico incidente de la torre de caída en Orlando que resultó en la muerte de un adolescente de 14 años.

La comisionada indicó que el equipo de ingenieros forenses contratados por el estado, Quest Engineering & Failure Analysis Inc, finalizaron su investigación.

Según el reporte publicado, los ingenieros concluyen que el joven cayó de la atracción tras resbalarse de su asiento debido a un ajuste manual de la silla luego de la inspección inicial.

Un sensor de proximidad entre la silla y el arnés de seguridad activa las luces de emergencia en caso de que un pasajero no esté bien ajustado. El promedio de apertura entre el arnés de seguridad y el asiento es de 3.3 pulgadas, los investigadores dijeron que la silla donde estaba sentado Tyre tenía 7.19 pulgadas de espacio entre la silla y el arnés de seguridad.

El reporte detalla que no hubo un desperfecto mecánico de la atracción. Por lo contrario “posterior a la configuración inicial, el sensor de proximidad del arnés del asiento 1 (donde iba Tyre Sampson) se aflojó, ajustó y apretó manualmente para permitir una apertura de sujeción de cerca de 7 pulgadas”.

Luego de varias pruebas de la atracción, los ingenieros aseguran que la fuerza de la caída y el peso del pasajero pudo haber extendido esa apertura de 6 a 10 pulgadas.

Una prueba con un acelerómetro reveló que la fuerza centrífuga de desaceleración es cuatro veces la fuerza de gravedad.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER